Para cualquier marca, el punto de venta es el espacio más importante, porque será el sitio no sólo en el que la firma entre en contacto con el público meta al que va dirigido, sino que también será el lugar donde la mayoría de los shoppers toman la decisión de compra y, por lo tanto, es donde hay una amplia probabilidad de que la seleccionen. Para lograr este objetivo, las empresas se valdrán de distintas herramientas below the line, entre las que destacan la promotoría. A través de promotores, se puede ofrecer un producto o servicio; no obstante, para llevar a cabo está tarea es fundamental la capacitación.

Una buena capacitación para los promotores tiene distintas beneficios que podemos ver reflejados en su desempeño en el punto de venta. Uno de ellos, y quizá el más relevante de todos, es la calidad en el servicio al cliente que ofrecen. Cuando a las personas que trabajar en piso se le explican los motivos para poner al consumidor en el centro de todo y se le brindan herramientas para conseguir esto, aumentan las probabilidades de que su desempeño sea considerablemente mejor.

Una de las herramientas más importantes que se pueden brindara los promotores a través de la capacitación es un buen y profundo conocimiento de la marca y de los productos con los que cuenta. Esto será indispensable al momento de cerrar ventas, ya que le brinda información para sustentar argumentos útiles hechos con la finalidad de conducir la elección del shopper.

Si a los promotores se les explica cuáles son las mejores herramientas y las mejores prácticas para cerrar una venta, también aumentarán las probabilidades que los ingresos de una marca aumenten, por lo que es muy importante que al capacitar a las personas que trabajarán en piso se les comenté estos aspectos y se practique con ellos para que perfeccionen sus habilidades.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL