El poder del jefe

Minerva Castro, columnista de InformaBTL
Durante mi trayectoria laboral de más diez años, he pasado por diferentes circunstancias, he tratado de trabajar siempre para alcanzar los objetivos de la empresa o autoridad en la cual he laborado

Durante mi trayectoria laboral de más diez años, he pasado por diferentes circunstancias, he tratado de trabajar siempre para alcanzar los objetivos de la empresa o autoridad en la cual he laborado. Tratando de aprender de mis errores, y cuando llego a tener un buen mentor o mentora, me gusta aprender al máximo de sus capacidades. El ámbito laboral es la jungla, me gusta llamarlo así porque no sabes que te depara el día. Puedes encontrarte diferentes personalidades y tienes que lidiar con ellas para que tu objetivo se cumpla.

En el presente artículo, decidí escribir sobre las diferentes personalidades que me han tocado lidiar a lo largo de mi carrera, sin afán de ofensa, pero quise plasmarlas aquí porque tal vez te puedes dar cuenta que no solo a ti te pasan este tipo de circunstancias. A todos nos pasa y tenemos que lidiar con ello tarde o temprano. El acoso hoy en día se vive constantemente, el burn out, también conocido como “cansancio extremo”, todo esto lo puedes evitar si identificas en la situación en la que te encuentras, y puedas decidir, si haces un alto en el camino, o buscar un nuevo horizonte laboral.

El jefe que todo lo sabe y no le ganas una

Este personaje es uno de los que más me muero de la risa, es la típica persona que sabe más que tú, que estudio en Harvard o en la mejor universidad del mundo, que tiene veinte diplomados, y que todo lo que argumentes tiene un contra argumento para debatir tu punto de visa. ¿Qué hacer?, escúchalo o escúchala, tal vez de todo el carrete de información tenga algo que aportar. Elige si tu argumento que vas a debatir es válido, y si vale la pena pelear por él. Si sí vale la pena, lo mejor es:

  • Aporta tus argumentos de una forma tranquila, que no se sienta agredido.
  • A todo argumento que le refutes, tienes que tener evidencia.   Fundando y motivado, si no la batalla está perdida.
  • Coméntale que no quieres iniciar una batalla, y que te gustaría conciliar para llegar a un acuerdo.
  • Nunca alces la voz, pero también que tu voz sea firme y no te rías, o titubees, porque en ese momento pierdes credibilidad.
  • Trata de hacerle ver a tu jefe, que lo admiras y respetas, pero que no te vas a prestar las batallas perdidas.

El jefe coqueto o la jefa coqueta

Este es un personaje que siempre abunda en el mundo laboral, aquí voy redactar como mujer los hombres después me pueden dejar sus comentarios y claro que los tomare en cuenta.

  • Siempre procura ir vestida de manera profesional, que no sea un “outfit” que parece que vas de cacería al antro.
  • Trata de no usar palabras, altisonantes, y siempre guardando la postura y el respeto. Recuerda el poder se encuentra en las palabras que usas y en la manera de conducirte.
  • Los ademanes, puede servir, pero también pueden mandar una señal equivocada.
  • Si la persona te falta el respeto, lo mejor es levantarse y terminar la reunión, pero siempre informado a tu jefe o jefa del antecedente, o depende del área en donde trabajas (recursos humanos). El acoso laboral se vive hoy en día de las dos partes (hombres y mujeres), no lo permitas y trabaja en eso. Adjunto el link en donde recientemente escribí un artículo sobre el acoso por si gustas consultarlo:

El jefe o jefa que da miedo

Abundan y sobre todo se sienten poderosos o poderosas, porque piensan que tienen el poder. Tal vez tú se lo has dado o tal vez se sienta protegido por personas más poderosas que él o ella. Es muy difícil trabajar con ellos, pero te podría recomendar lo siguiente:

Nunca le contestes sobre una instrucción que te pidió, si te pide algo lo mejor es contestas ok está bien así lo haré. Si llegas a confrontarlo o hacerle un comentario de una instrucción, es lo peor que puedes hacer. Porque desatar su furia, inseguridad y/o ego puede llegar a mayores. Si no estás de acuerdo con una instrucción que te pidió busca la manera de comentar el punto en el momento adecuado, para así, poder abordarlo de una manera correcta. Ojo, elige bien tus argumentos de batalla, de preferencia, claros, concisos y que vayan en relación a la instrucción que te pidió.

  • No le tengas miedo, todos somos seres humanos y merecemos respeto, nadie tiene el derecho a humillarte, amenazarte y pedirte cosas a cambio de un ascenso. Cuida tu nombre y tu reputación, si vez la batalla perdida mejor renuncia y busca un ambiente más relajado.

El jefe buena onda

Este jefe me encanta, porque entonces tienes a un jefe que es alivianado y feliz. Sigue con él o ella, trátalo como debe de ser y nunca subestimes su buen trato. No confundas el buen trato con el tema de autoridad laboral. Aprovecha que estas con buenas personas y disfrútalo. Siempre siendo agradecido.

El jefe que piensa que eres máquina y no un ser humano

Cuidado aléjate, existen, ellos no comprenden que tienes una familia, pareja, hijos, hobbies o que simplemente a veces la vida es dura, y necesitamos un momento para pensar. Que la depresión existe y que a cualquiera le puede pasar, que tenemos derecho a sentirnos tristes, alegres, tenemos derecho a sentir. Que no eres un esclavo de la computadora, que tienes vida y que el trabajo no lo es todo.

  • Marca tus límites.
  • Deja todo en antecedente, por escrito de los correos o llamadas, y de los horarios inusuales.

Depende de cada quien, la actividad laboral que desempeñe, porque los horarios y el estrés de cada oficina es diferente. Pero si abunda el respeto, la relación laboral puede ser más llevadera con mejores resultados. Me he encontrado en trabajos en donde los horarios no existen, porque así es el objetivo del trabajo, pero yo decidí que ese tipo de trabajos, en donde me he encontrado en materias como: seguridad nacional, reformas y/o cabildeo de leyes, atención a clientes extranjeros en donde el horario es diferente. Está bien porque es lo que me gusta y la actividad laboral así lo requiere. Pero lo que no es negociable es el respeto.

Me gustaría seguir escribiendo sobre los jefes, pero no acabaría nunca. Recuerda, eres un ser humano, con sentimientos, valores, necesidades físicas y emocionales. No dejes que te subestimen o que recibas un mal trato en una oficina donde pasas más de la mitad de tu día. Trata de llevarte bien con el compañero de al lado, marca los límites de respeto, y muchas veces es saber cuándo tiras la toalla y no pasa nada. La búsqueda de trabajo es muy difícil, yo he estado en esa situación, pero muchas veces el dinero no repara el daño emocional que puedes recibir por un mal jefe. Cuida tu mente cuida tus sentimientos.

 

 

Sé parte de InformaBTL

Únete a más de 25 mil lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de marketing de consumo, BTL y retail tu correo.

Populares

Contenido Premium

Más sobre Below The Line

Artículos relacionados

You don't have credit card details available. You will be redirected to update payment method page. Click OK to continue.