En México, el Internet de las cosas (en inglés, Internet of Things), ha encontrado espacios para su desarrollo. Yucatán ha sido uno de los estados en instalar una sede para generar un ecosistema alrededor de este concepto tecnológico.

En 2017, se inauguró el Laboratorio de Internet de las cosas de Intel, con la finalidad de proveer un espacio y el equipamiento necesario para crear y probar redes de sensores inalámbricos, sistemas digitales y prototipos de productos de base tecnológica.

Este año, el gobierno de Querétaro anunció que invertirá más de 13 millones de pesos en el desarrollo de un laboratorio de Internet de las cosas en las instalaciones de Vórtice IT Clúster, con la finalidad de impulsar el desarrollo de esta tecnología en el estado.

En este espacio, se dará formación a estudiantes sobre programas educativos para detectar problemas concretos en las empresas con soluciones creativas a través del Internet de las cosas.

Actualmente, México cuenta con 12 laboratorios especializados en Internet de las cosas distribuidos en Baja California, Sonora, Jalisco, Nuevo León, Hidalgo, Puebla y Yucatán. 

Cabe señalar que, el Internet de las cosas es una de las tecnologías que cuenta con gran interés, principalmente, de la industria minorista, debido a que a través de sus soluciones permite que la experiencia del cliente sea más significativa.

Una estadística de IHS publicada en Statista, muestra el número de dispositivos de Internet de las cosas (IoT) conectados en todo el mundo en 2017 y 2018, por tipo. En 2018, se espera que la cantidad de dispositivos IoT conectados en hogares conectados e inteligentes alcance los 1.200 millones.

En México, el valor del IoT ascendió a 4 mil millones de dólares en 2017, frente a los 3 mil 300 millones de 2016. En tanto, el mercado de IoT a nivel mundial alcanzó los 194 mil 680 millones de dólares, y se prevé que ascienda a 249 mil 200 millones de dólares al cierre de 2018, según datos de GrowrhEnabler.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL