Si bien es cierto que el comercio electrónico se ha expandido de manera muy rápida y a pasos agigantados, lo cierto es que el retailer convencional sigue teniendo una relevancia fundamental en la vida del consumidor. Esto explica el surgimiento y crecimiento de firmas comerciales como Walmart o como Mercadona, compañía española que ha aumentado el valor de sus ventas anuales, al menos para el periodo que comprende del 2014 al 2018 al pasar de los 18,441.86 MDE a los 22,255.7 MDE, de acuerdo con datos de Statista. Esta empresa busca expandirse, para lo cual abrirá puntos de venta en Portugal, de acuerdo con datos de El País.

Mercadona abrirá cuatro puntos de venta este primero de julio en la ciudad de Oporto, en Portugal, con lo cual busca ampliar sus horizontes más allá de España. De acuerdo con información de El País, el retailer buscará colocarse más cerca de los consumidores, de modo similar que pasa con formatos como las tiendas de conveniencia y las de proximidad.

Sin embargo, el trabajo que le espera a Mercadona en Portugal no será sencillo, en gran medida porque el sector en este país está controlado por dos empresas, la cadena Continente, que pertenece a la familia Azevedo, y a Pingo Doce, la cual se encuentra en manos de los Soares dos Santos, las cuales, en conjunto han concentrado del 57.6 por ciento de las ventas del sector, de acuerdo con información de Kantar (en contraste, Nielsen explica que se trata del 54 por ciento, en cualquiera de los dos caso se trata de más del la mitad).

Uno de los principales retos a los que se tendrá que enfrentar la empresa española para posicionarse en el mercado portugués es el gusto del consumidor lusitano por las promociones de venta, con las cuales trabaja muy de cerca Continente y Pingo Doce; en contraste, el compañía española no realiza muchas de estas acciones, pero espera conectar con su público meta por medio de la venta de productos locales y de su desarrollo de marcas propias.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL