Dentro de una tienda de autoservicio, u otro tipo de retailer, la competencia entre fabricantes se hace cada vez más intensa, por lo que implementar acciones de marketing clave es fundamental. Y entre las que suelen verse destaca el material POP.

A manera de definición, este tipo de estrategia persuasiva, además de buscar incentivar la compra del cliente, trata de guiar o cambiar su decisión compra, de tal forma que la marca que aparece en dicho material sea capaz de atraer al shopper hacia sus productos o espacio en anaquel, y concluir con la adquisición de su stock.

La manera de persuadir al shopper en un punto de venta ha evolucionado, sobre todo con la introducción de nuevas tecnologías. No obstante, el material POP y sus diferentes tipos continúan siendo eficaces.

Datos de la agencia Storechek indican que 44 por ciento de las personas que ingresan a un minorista dirigen su mirada a las cabeceras.

Si bien esta categoría de material POP es muy común en una tienda de autoservicio, no es el único. Existen otros como los floor prints que también resultan muy efectivos y no intrusivos.

¿Por qué usar floor prints?

Este tipo de material de comunicación, a simple vista, se percibe como un elementos decorativo. No obstante, va más allá de ser un elemento de ornamento. Su objetivo principal es hacer que la marca que ahí aparece sea ubicada por el cliente en cada espacio de exhibición y la haga destacar.

Si no solo se trata de un material decorativo, ¿qué beneficios ofrece a un fabricante?

Tal como su nombre lo indica, este material se coloca en el piso, regularmente al entrar a un departamento o pasillo, o en alguna zona específica que oriente al shopper hacia cierto lugar del estante.

Entre sus funciones destaca la magnificación de marca, es decir, la hace notar y ganar presencia en su departamento y categoría para que así sea identificada por el cliente fácilmente.

Orientar al consumidor es otra de ellas, ya que regularmente los floor prints se colocan frente al fabricante y producto que se quiere destacar.

Hacer que la persona recuerde el nombre, imagen y productos de la firma, es también otra de sus finalidades y beneficios que ofrece. En este sentido, el estar sobre el piso hace que, en primera instancia, el shopper logre verlo porque no espera ver algo así en el suelo; segundo, le genera sorpresa y atrapa su atención, y tercero, permite que el consumidor lo mire y enseguida trate de ubicar en anaquel ese producto y marca, lo cual puede influenciar lo suficiente para que el cliente decida comprarlo.

Rosa María Cordero, gerente de marca de Nescafé comentó que el material POP que se use debe informar y dar algo más que sólo la imagen de marca y producto, es decir, adicionarle algún dato como que se trata de edición limitada, un descuento, una promoción cruzada, ya que esta información también persuade, dirige y busca influir en la decisión de compra.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL