El día de ayer se llevaron a cabo las elecciones para definir al próximo gobernador del Estado de México, siendo el candidato priísta Alfredo del Mazo quien al día de hoy muestra una ligera ventaja que lo coloca como ganador tentativo.

Luego del conteo rápido y el anuncio que ha hecho el Instituto Electoral del Estado de México, del Mazo tiene hasta el momento 33.7 por ciento de los votos, lo que lo coloca a casi 3 puntos porcentuales sobre Delfina Gómez, candidata de Morena, quien se encuentra en segunda posición.

Aun cuando no se tiene un resultado definitivo, del Mazo desde la noche de ayer ya celebraba su triunfo ante simpatizantes y miembros del Partido Revolucionario Institucional. Si resulta electo o no, vale la pena revisar una de sus polémicas propuestas de campaña que ha sido criticada y que hicieron de su marketing político una estrategia que logró convencer a algunos mexiquenses, sobre todo al sector femenino.

El 3 de abril de este año arrancó la campaña electoral en el Edomex, por lo que del Mazo decidió abrir su jornada poniendo ante 6 mil mujeres una propuesta denominada “Salario Rosa”, el cual consiste en remunerar la labor doméstica de las amas de casa en dicha entidad por una cantidad de 1,200 pesos bimestrales, según el diario El Sol de Toluca.

Si bien no fue la única promesa que pudo influir en los votantes, la anterior logró atraer a mujeres que, como en otras entidades, son amas de casa que vieron en dicha propuesta una manera de reconocer su labor.

Además de lo anterior, ¿por qué fue una estrategia efectiva el salario rosa?

Nombre que engancha

Desde el nombre que se le dio a esta propuesta, es claro que va dirigido al sector femenino. En términos ideológicos y tradicionalistas, dicho color remite a las mujeres, por lo que agregar ese calificativo al salario fue una táctica simple y de cliché, pero que pudo hacer referencia a un candidato.

Sentimentalismo básico

Poner a la mujer en un rolo como cabeza de familia, y que no es lo suficientemente reconocida como ama de casa, madre y esposa, fue un discurso que apeló a lo emocional, aunque de una manera muy básica, siempre con un discurso que buscaba el voto femenino. Cabe señalar que en el Edomex, el 51.6 por ciento de la población son mujeres, según señala el Inegi.

Remuneración económica por una actividad minimizada

De acuerdo con información de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), indica que la carga de trabajo no remunerado de las amas de casa es uno de los obstáculos que le impide a las mujeres mexicanas participar en el mercado laboral, aunados a los roles de género tradicionales, y la carencia de políticas de conciliación entre trabajo y vida familiar.

Ante esta realidad, el prometer una remuneración y reconocimiento de una labor que por años ha sido menos preciada por algunos, resulta un buen motivo de voto a favor para algunas amas de casa.

 

Foto: Cuartoscuro

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL