No cabe duda que el estilo de vida y sobre todo de alimentación está cambiando. Hoy día es posible conocer el número de pasos que hemos dado, las calorías que hemos consumido, e inclusive, acceder a mayor información sobre nuestra comida con tan sólo hacer uso de bandas, relojes o teléfonos inteligentes.

Por si eso fuera poco, también es posible acudir al supermercado y encontrar una amplia variedad de productos alimenticios de acuerdo con necesidades específicas. No obstante, un estudio elaborado por Nielsen en 2015 dio a conocer que en la actualidad los consumidores buscan productos frescos, naturales, mínimamente procesados y con ingredientes que les permitan mejorar su salud, siendo Latinoamérica la que demostró una mayor preocupación al respecto, al situarse hasta veinte puntos por encima del promedio global en cuanto a la calificación de estos aspectos.

México no es la excepción ante lo anterior y eso se debe a que en tan sólo 5 años, el mercado de alimentos envasados saludables en nuestro país pasara de los 10,794 millones de dólares que valía en 2010 a los 11,797 millones de dólares con que cerró en 2015. Esto representó un crecimiento de 9.3% y sirve para dimensionar parte de esta tendencia que, se estima, podría llegar a valer hasta 13,402 millones de dólares para el 2020, de acuerdo con Euromonitor Internacional.

11,797 MDD mercado de alimentos envasados saludables en México

No obstante, el camino no ha sido fácil y mientras los gobiernos han dirigido sus esfuerzos en la prevención de problemas relativos a la obesidad y el sobrepeso (con iniciativas como la aplicación de impuestos a los refrescos azucarados y edulcorados -o proyectos similares- en países como Francia, Gran Bretaña, España, Estados Unidos, Australia o México), lo cierto es que un enfoque diferente representaría el incentivar la producción de productos como los anteriormente mencionados.

De hecho, marcas como Barcel (perteneciente a Grupo Bimbo) o Starbucks han sabido leer las necesidades de la sociedad, razón por la cual, la primera se dio a la tarea de crear una línea para escuelas basada en cereales, harinas, cacahuates, avena y trigo entero; mientras que la segunda ofrece en sus presentaciones bebidas como el skynny vainilla latte helado o el espresso light frappuccino, de tan sólo 60 y 80 calorías, respectivamente.

Un ejemplo más claro es Coca-Cola, al contar dentro de su portafolio con productos bajos o nulos de calorías, desde limonadas hechas con agua mineralizada, una bebida endulzada con un ingrediente natural como lo es la stevia, otra fortificada con vitaminas, hasta una lata en un nuevo formato que es más pequeño (235 ml.).

La oferta de Coca-Cola es parte de una serie de propuestas que responden a los cambios de estilo de vida de los consumidores y que van acorde con el compromiso que la marca dio a conocer mediante un desplegado el mes de mayo, en el que destaca la búsqueda por impulsar soluciones reales a los temas de bienestar integral, fomentando la cooperación entre la sociedad civil, gobierno, academia e iniciativa privada.

Lo anterior son respuestas ante la demandas de los consumidores, quienes definitivamente juegan un papel estratégico en lo que se refiere a los cambios en el estilo de vida, no solamente de las demás personas sino también de las industrias, el gobierno y la sociedad en general. El principal objetivo de toda la cadena de valor podría dirigirse hacia la disminución o inclusive, hacia la solución de los graves problemas de sobrepeso y obesidad que actualmente se hallan presentes en todo el mundo.

En México, el gasto relacionado con temas de sobrepeso es de 85,024 millones de pesos, sumado a 400 millones de horas laborales perdidas ocasionadas por trabajadores que deben ausentarse de su trabajo a consecuencia de estos padecimientos, de acuerdo con el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

85,024 MDP gasto relacionado con temas de sobrepeso

Bien podría prevenirse el sobrepeso si todos llegamos a comprender los beneficios que representa este cambio de estilo de vida hacia uno mucho más saludable. Un simple giro de hábito, como lo es elegir un porción reducida o de bajo contenido calórico puede representar un gran logro para el país y también un gran logro para las marcas.

grafica

Foto destacada: Shutterstock

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL