En la actualidad esta contaminación visual generada por las marcas forma parte de nuestro día a día. Estamos acostumbrados a que hayan folletos tirados por todos lados en los que transitamos, ver carteles inmensos que distraen a los conductores. Por lo que nos preguntamos si esto se ha vuelto una problemática para la sociedad.

Más notas relacionadas:
La publicidad exterior en DF podría ser sancionada
Campaña contra la homofobia china, triunfa en redes sociales
Burger King se arriesga con entregas a domicilio en UK

Ya que alrededor del mundo, existe un número por demás excesivo de publicidad en las calles, que provoca daño ambiental y daño a las personas que pierden tiempo viendo anuncios, camino a casa o trabajo.

La contaminación visual se define como una acción que perturba la visualización de lugares geográficos, principalmente afecta la apreciación de paisajes, tanto urbanos como naturales y es considerada como antiestética y molesta.

Se dice que el exceso de publicidad afecta la vida de las personas y el medio ambiental donde se encuentra, además de atentar con la belleza de las ciudades.

Los elementos que impiden la visualización de lugares son: cables, antenas, postes y carteles especialmente, o el gran abuso de instalación de carteles, donde la mayoría son carteles de publicidad, mientras que sus formas de afectar son según su tamaño, distribución y orden.

Times Square, de Nueva York actualmente es una de las ciudades con más publicidad y agresión a la vista del consumidor.

Publicidad

 

Foto www.cincomdos.com

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL