El Super Bowl está pronto a realizarse, y los fanáticos de este deporte disfrutarán una vez más toda la emoción que se vive en la competición entre los equipos finalistas.

Este evento deportivo es una experiencia que ha aumentado de nivel, en especial por la gran exposición que tiene en medios masivos. Según datos de Statista, los ingresos del Super Bowl por anuncios supera los 400 millones de dólares. En 2019, se estimó que un spot publicitario con un tiempo promedio de 30 segundos alcanzó un costo estimado de 5.25 millones de dólares.

Una de las cosas que vemos este tipo de eventos es la consideración del consumidor y la espera de tales piezas de comunicación, con el fin de que los consumidores cambien su decisión de compra, entre otras cuestiones.

El éxito del Super Bowl no se encuentra solo en la cifra del evento, sino en otras categorías que complementan  la misión que se tiene. Por ejemplo, se estima que el consumidor estadounidense realiza un gasto promedio de 14 mil 800 millones de dólares en compras relacionadas con este evento deportivo, desde alimentos y comida, productos relacionados con el juego, prendas de vestir, decoraciones y televidores. Cabe señalar que el gasto, en promedio, alrededor de 90 dólares en compras relacionadas, en especial alimentos y bebidas.

Sin embargo, no toda la convivencia marca bien. Harry Styles se presentará para presentar un show deportivo de primer nivel. Pero uno de los fallos del histórico evento es presamente a sus artistas de presentación, con el fin de lograr una mayor cinta.

En Reino Unido, la comunidad LGTB pidió inesperadamente que no asista al evento por medio del uso del hashtag #HarryBackOut, quienes además han manifestado en el actor en este tipo de segmento para crecer de igual manera.

 

 

 

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL