De acuerdo con la consultora de retail Florencio García, el negocio que mueve el e-commerce en España es todavía está en crecimiento, sin embargo, los grandes distribuidores tienen otros motivos para vender on-line: es una potente herramienta de fidelización de su clientela, y les permitirá estar posicionados en la mente del consumidor cuando el canal despegue definitivamente’.

Los pure players (plataformas digitales que sólo venden on-line) están jugando un papel clave en este despegue en España, y es que en lo que va del 2016, 175.000 hogares ya han comprado en alguna de estas plataformas.

La llegada de Amazon a España, y la proliferación de otras webs como Ulabox, Tudespensa.com, Deliberry, Comprea están provocando que los grandes grupos muevan ficha.

En la gran distribución, prácticamente todos aquellos con venta on-line han relanzado su web, han lanzado plataformas de entrega o han alcanzado acuerdos para mejorar sus sistemas de logística y entrega.

Mobile payment vector illustration. Mobile phone payment concept. Phone payment icon. Buying mobile phones. Wireless payments. Online shopping.

La compra electrónica de los hogares españoles es de despensa, marquista y joven. Así, uno de cada cuatro compradores on-line son menores de 35 años, de clase media-alta, que aprovechan la comodidad de la entrega a domicilio para realizar grandes compras.

No en vano el 70% de todo el gasto que se realiza vía Internet se va en cestas con más de nueve categorías de producto diferentes, y de promedio, los tickets son casi tres veces más altos que los que de la tienda física: 44,4 euros cada vez que compramos on-line frente a los 16,1 que nos gastamos en los supermercados tradicionales.

En estas “cestas electrónicas”, los hogares combinan productos de carga como agua, leche, papel higiénico, etc. con otros de alto valor como cremas de belleza y perfumes.

Esto hace que las compras on-line incluyan más marcas de fabricante: el 76,7% del gasto se va para estas firmas mientras que, en las cestas off-line, este porcentaje es del 63,6%.

En el último año se ha ampliado la frecuencia de la compra on-line, pero en cambio se ha reducido el gasto realizado en cada ocasión, lo que significa que se está ampliando la variedad de productos incluidos en la cesta, es decir, el canal empieza a generar hábito según datos de  Kantar Worldpanel.

En este sentido, uno de cada tres e-shoppers ya ha hecho más de una compra en el canal en lo que va de año y, de hecho, la frecuencia media es de 3,3 compras,  frente a las 2,8 registradas en el mismo periodo de 2015. 

Fotos: Bigstockphoto

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL