• Tres cuartas partes de la población millennial de todo el mundo prefieren trabajar bajo la modalidad de home office, según datos de Deloitte.

  • De acuerdo con Statista, tan sólo el 40 por ciento de las empresas en la región de América Latina tiene la facilidad de trabajar a distancia.

  • En dado caso de brindarles la opción, el 48 por ciento de las personas en México preferirían hacer home office, según Citrix.

El home office es un modelo de trabajo bastante traicionero, ya que al estar en casa podemos olvidar que tenemos deberes que cumplir y nos distraemos con facilidad. Cuando vemos, ya hemos perdido tiempo en redes sociales, ver televisión o en destinar a la comida más tiempo de lo que debimos. En este sentido, uno de los principales retos a los que se enfrentan los colaboradores en todo en mundo al implementar este tipo de modalidades es el mantenerse concentrados. ¿Cómo se puede hacerlo? En las siguientes líneas hablaremos sobre este tema.

Por supuesto, la salida más clara para mantener la concentración en nuestro trabajo cuando se hace home office es quitar todos los elementos que nos pueden llegar a distraer, como la televisión o las redes sociales. Lo mejor será busca un espacio calmado y confortable, en el cual podamos centrarnos en lo que estemos haciendo.

Enfocarse es otro de los aspectos que hay que tener en cuenta al momento de hacer home office. Meterse de lleno en lo que se está haciendo se puede lograr por medio de la práctica y de la dedicación, de tal modo que se irá perfeccionando este aspecto, con la finalidad de que se pueden mejorar la concentración día con día.

Comenzar primero por las tareas más complejas y terminar con las más sencillas no sólo ayuda a que nuestra mente esté fresca para resolver los retos que requieren de nuestra mayor concentración, sino que también sirve para que cuando vayamos terminando nuestra jornada de trabajo, nos vayamos relajando y no terminemos por fastidiarnos o saturarnos, aspectos que, sin duda alguna, tienen un efecto negativo al momento de centrarnos en nuestros deberes.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL