Actualmente las marcas están dirigiendo sus campañas de marketing a favor del medio ambiente. La responsabilidad va más allá de una obligación, son decisiones que buscan preservar la sociedad en el futuro.

El papel de las industrias sin duda es relevante para que la sociedad en conjunto realice acciones con la finalidad de mejorar el ecosistema ambiental.

En México, el tema es importante. Kantar TNS en su estudio Green Study, sobre los hábitos y actitudes del consumidor mexicano ante productos amigables con el medio ambiente, señala que 9 de cada 10 personas se encuentran intranquilas en relación con la contaminación del ambiente, es decir el 91 por ciento.

Pero esta preocupación no solo es de los mexicanos, más países de Latinoamérica lo comparten. Según un informe de Sustainable Brands, un 70 por ciento de los consumidores argentinos encuestados les preocupa el tema ambiental a la hora de comprar. Tanto que en 2017, la compra de productos orgánicos, sustentables y ecológicos creció un 140 por ciento.

Sin embargo, esto va más allá de una preocupación es una realidad. Por ejemplo, 51 por ciento de los colombianos considera que la contaminación del aire es uno de los grandes problemas ambientales del país, según datos del Departamento Nacional de Planeación (DNP).

Esta situación ha llevado a compañías colombianas a rediseñar sus procesos de producción con la retulización de aguas industriales, rehabilitación de ecosistemas verdes, entre otros.

Algunas marcas utilizan residuos para elaborar sus productos. La clave es agregar valor para que los materiales puedan comportarse como productos de alta calidad y afectar así la decisión de compra del consumidor.

De modo que para conectar mejor con el target es importante buscar a los segmentos de mercado que buscan caracteríticas amigables con el medio ambiente, ya además así utilizar esta fortaleza como ventaja competitiva al momento de comunicar los productos o servicios.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL