Si bien, existe una diferencia entre el marketing B2B y B2C que en esencia es el tipo de cliente al que se habla, hay diversos reportes de negocios que afirman que en las compras entre empresas no existe una relación de clientes basada en una comunicación emocional, ya que principal objetivo de este tipo de transacciones es obtener recursos para la transformación de un producto o servicio.

Pero si tenemos en cuenta que la compra de un servicio o producto requiere de la intervención de un vendedor y un comprador es fácil entender que el papel de la comunicación juega un papel importante en este proceso. Si se ofrecen productos con una alta especialidad se requiere de un acompañamiento al cliente en un proceso de asistencia para que de esta manera se demuestre que la oferta que se presenta es la más adecuada para satisfacer mejor sus necesidades a nivel producto.

De manera que las emociones son un detonador de la acción de compra y los vendedores a cargo deben de comprender que su labor de venta debe tener, entre otros objetivos, la entrega de una experiencia al cliente. Evidentemente no es necesario realizar una gran celebración para generar emociones en el cliente, sin embargo a través de una oficina bien acondicionada es posible hacer sentir al cliente como si estuviera en casa y de esta manera ofrecerle un mejor servicio y tome una decisión de compra rápida y, con la total seguridad, que está recibiendo el mejor producto de la industria.

Una las estrategias que las marcas hacen al tratar con clientes B2B es la realización de eventos para generar networking, y a la vez, labor de venta. Esto también permite que la industria se conozca para cara con los tomadores de decisión para acompañarlos con una experiencia que repercutirá a corto o mediano plazo en la decisión de compra.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL