Elecciones 2018, cuenta regresiva: análisis del marketing político de José Antonio Meade

El abanderado de la coalición Todos por México se ha mantenido en tercera posición en las encuestas.

2993

De acuerdo con politólogos, para ocupar el puesto de presidente es necesario que una persona haya pasado por una serie previa de cargos en la administración pública: la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, la Secretaría de Desarrollo Social y la Secretaría de Relaciones Exteriores. De todos los postulantes a la silla presidencial, tan sólo José Antonio Meade, candidato de Todos por México, cuenta con el cursus honorum, según la academia. Sin embargo, al representar al Partido Revolucionario Institucional (PRI), le ha costado trabajo posicionar su candidatura. ¿Cuáles han sido los aciertos y los fallos en su marketing político? En las siguientes líneas revisaremos esto.

Uno de los puntos clave que han hecho tambalear seriamente el branding del José Antonio Meade es la baja aceptación que tiene el PRI en la actualidad. De acuerdo con datos de Consulta Mitofsky, en su encuesta del mes de mayo, de los entrevistados, el 61.6 por ciento expresó que nunca votaría por esta agrupación.

Sumado a lo anterior, en la misma encuesta, al preguntar si consideran que el próximo presidente debe hacer un cambio total, parcial o ninguno a la economía y al combate a la inseguridad, se contestó respectivamente lo siguiente, 58.1 y 58 por ciento, mencionaron que la transformación debe ser completa. ¿Qué tiene que ver esto? Pues, al interrogar a la gente sobre quién de los candidatos representaría un mayor cambio, el 56.9 de la gente contestó que con José Antonio Meade no habrá algún cambio respecto a la situación actual del país.

Los escándalos de la administración presente han hecho que José Antonio Meade difícilmente logre posicionarse en el público, lo cual lo mantiene en el tercer lugar de las preferencias.

Sin duda alguna, tampoco las transmisiones en vivo de sus eventos en algunos estados le han ayudado a posicionarse, puesto que en algunos casos se ha visto la poca convocatoria que ha alcanzado en ciertos espacios.

La suspicacia sobre un posible fraude electoral ha sido otros de los retos a los que se ha tenido que enfrentar la campaña de José Antonio Meade, quien ha hecho una inversión considerable propaganda, sin embargo, inferior a la que realizó Ricardo Anaya.

Sin embargo, su experiencia en ciertos temas dentro de la administración pública lo han hecho sobresalir de cierto modo en los debates presidenciales. De hecho, al revisar las tendencias en las preferencias electorales, se puede ver un ascenso en los dos últimos meses, particularmente; sin embargo, no ha sido lo suficiente para que aventaje a Ricardo Anaya.

Aunque fue ampliamente criticada, su estrategia con el SEM y el SEO de su sitio web se puede considerar una de mejores estrategias de content marketing que hemos visto en el periodo de campañas.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL