Oficialmente no estamos viviendo una crisis o una recesión,  pero sí podemos identificar  en los hogares mexicanos algunos hábitos de consumo que se dan en los ambientes recesivos como lo vimos en 2009.

Más artículos de Fabián Ghirardelly:
Redes sociales, principal razón para conectarse a internet
El camino de decisión del shopper
¿Qué lugar deben ocupar las marcas en el anaquel?

Si a esto sumamos que la confianza del consumidor ha caído a niveles no vistos desde 2010, que nuestro poder adquisitivo no variará ya que el incremento en el salario mínimo y la inflación están a la par, más los nuevos impuestos, todo parece indicar que tendremos que hacer cosas diferentes para  llegar a nuestros shoppers este año.

Algunos tips para sobrevivir a toda esta situación:

Conocer al Shopper
Es esencial hablarle a los shoppers en el idioma adecuado, con los servicios/productos correctos, en el momento justo, etc. Para ello es sumamente importante conocerlos mejor, y bajo el entorno actual, este tema cobra mayor relevancia. No es el momento de tomar grandes decisiones sin tener la información necesaria…tampoco debemos hacer lo contrario y que “tanto análisis produzca parálisis”, es decir, que nos la pasemos analizando información sin tomar acciones pertinentes.

Anticiparnos a sus movimientos
Cerramos 2013 con más visitas a canales con un menor ticket, es decir regresamos a comportamientos que tuvimos en el 2009. Apenas son pequeños movimientos, pero es justo el momento para tener la distribución adecuada. Las categorías de alta rotación como alimentos, bebidas y lácteos están empezando a moverse de canal, cobrando importancia los canales de cercanía y los tradicionales. Estar disponibles en los canales de cercanía será clave.

Back to the Basics
Al incrementar los costos, habrá algunas categorías que buscaremos regresar a lo elemental, sin valor agregado, simplemente con que cumplan el objetivo principal del producto. Comunicar sus fortalezas, su tradición, pueden ayudar a posicionar a las marcas en este tipo de contexto.

Productos para toda la familia
La balanza se inclinará a favor de productos que cumplan las necesidades de toda la familia para ahorrar y rendir el gasto. Es posible que no compremos mucha variedad de productos, pero los niños pueden tener gran peso en la elección de diversas categorías como cereales, galletas, entre otras. Nuestro target principal para estos productos familiares no sólo son las amas de casa, también debemos pensar en comunicación para los pequeños del hogar.

Consentirlos
A pesar de las restricciones económicas, aún llegamos a darnos pequeños gustos. Pueden ser productos más especializados para algún integrante de la familia, algo no tan básico. Tamaños pequeños o desarrollar packs pueden ser acciones que detonen su compra. En alimentos y en cuidado personal es en donde más se darán estos pequeños gustitos. Premiando lealtad a las marcas con este tipo de productos de “lujo” o “Premium” puede ser una buena opción para conservar a nuestros compradores.

No será un año fácil, pero los hogares mexicanos saben qué hacer para administrar mejor su dinero, porque por situaciones distintas han tenido incrementos de precios en los últimos 5 años y ya han enfrentado varias “crisis” en sus vidas.

Tener una comunicación más empática  puede ayudarnos a acercarnos a ellos en estos momentos difíciles para el bolsillo.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL