El e-commerce es un sector que, debido a que se desarrolla en un medio tan cambiante como el internet, se transforma constantemente. En consecuencia, se desarrollaron distintos tipos de comercio electrónico, que se han clasificado de acuerdo al entorno en el que se realizan, al tipo de participantes involucrados, las ventajas que tenga, etc. En las siguientes líneas te hablaremos un poco más sobre cómo se dividen las principales categorías que han surgido y sus características.

Existen distintas clasificaciones para los tipos de e-commerce que existen. De acuerdo con Observatorio eCommerce, cuatro son las características que sirven para organizarlos: el destinatario, el objeto, la finalidad y la plataforma.

Tipos de e-commerce según el destinatario

La más popular y utilizada es la clasificación del los tipos de e-commerce según el destinatario, que se organiza de acuerdo a si va dirigida hacia una empresa, un consumidor o a alguien más. Algunas de las ramas con las que cuenta son la B2B (de negocio a negocio), C2C (de consumidor a consumidor) y B2C (de negocio a consumidor), aunque existen más.

Tipos de e-commerce según el objeto

Cuando nos referimos a los tipos de comercio en línea de acuerdo con los productos hablamos de la taxonomía que se realizará de acuerdo a aquello que se pone en venta. Principalmente existen tres categorías: productos, servicios y contenidos (aunque hay quien considera que estos últimos pueden existir ser un subconjunto de la primera).

Tipos de e-commerce según la finalidad

Este clasificación se basa en, como su nombre lo dice, la finalidad que tenga el tipo de transacción realizada. De acuerdo con el sitio Con tu negocio, esta taxonomía cuenta con dos categorías principales: las ventas privadas o colectivas y las subastas.

Tipos de e-commerce según la plataforma

Finalmente tenemos la clasificación de los tipos de e-commerce de acuerdo al canal que se utilice para concretar la venta. Observatorio eCommerce sólo distingue dos subcategorías, el social e-commerce (las ventas electrónicas que se hacen a través de redes sociales) y el mobile e-commerce (que es aquel donde se realiza por medio de tabletas o smartphone). Sin embargo, esta taxonomía deja fuera a medios como los ordenadores de escritorio.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL