Las empresas, de igual modo que las personas, son entidades sociales, las cuales no pueden vivir ni desarrollarse de manera aislada, sino que requieren conditio sine qua non de el contacto con otra gente u otras organizaciones. No obstante, como dice el dicho popular, “hay que saber con quién sí [juntarse]”. Hay contacto que pueden aportar más que otros. En términos de marketing esto es fundamental, puesto que un aliado estratégico de negocio puede aportar lo necesario para lograr nuestros objetivos. Sobre la importancia que ellos tienen hablaremos en las siguientes líneas.

Un aliado estratégico de negocio puede funcionar como un engranaje en nuestros objetivos de marketing. Pensemos, por ejemplo, en un proveedor. Si tenemos un contacto directo con él, nos puede apoyar con que nuestros materiales o que los servicios que contratamos lleguen en tiempo y forma o incluso antes.

Otro de los aspectos por los cuales un aliado estratégico de negocio es importante es porque funciona como un puente entre nosotros y sus propios socios comerciales. Por ejemplo, si el proveedor en cuestión sabe que necesitamos algún material o servicio que él no puede o no sabe cómo brindarlo, con probabilidad podrá darnos el contacto de alguien más que se conozca el tema.

Un aliado de estratégico de negocio también puede ser un excelente socio en momentos en los que se está en apuros. Volvamos a ejemplo de nuestro proveedor. Quizá a nosotros como agencia o marca nos surgió un bomberazo que necesitamos solucionar cuanto antes. Dependiendo del grado de relacionamiento que hay entre las partes, éste puede ser un gran apoyo al momento solucionar el problema.

Precisamente en el grado de relacionamiento y reciprocidad es donde radica la pieza clave de este tipo de socios que hay que tener presentes en todo momento, pero que también debemos apoyar cuando nos lo soliciten y en medida que nos.sea posible y no afecte los intereses y objetivos de nuestro negocio.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL