En términos del consumo y de percepción de las finanzas domésticas y de un país, uno de los indicadores más importantes es el índice de confianza del consumidor, el cual puede comprenderse, según información de 24 Horas, como una métrica obtenida a través de una encuesta que, entre otros aspectos, pregunta cuál es la percepción de las finanzas en el hogar y las del país, tanto actuales como futuras; otros aspectos importantes sobre los que interroga son qué tan segura está la gente de gastar en bienes duraderos y cuál considera que será el comportamiento de los precios a futuro. En el caso de Estados Unidos, Brasil y México, han visto recientemente a este indicador bajar y subir, pero, ¿por qué? En las siguientes líneas hablaremos al respecto.

Caso: Estados Unidos

De acuerdo con información de El Economista, el índice de confianza del consumidor en Estados Unidos llegó a los 125.5 puntos para el mes de noviembre (cifra que contrasta con los 127 que se esperaban para el décimo primer mes del año), entre tanto que para octubre fue de 126.1, con lo cual hila el cuarto mes a la baja.

En el caso de Estados Unidos son distintos los factores que pueden propiciar la baja en el índice de confianza del consumidor, entre los que destaca la guerra comercial entre dicha nación y China, la cual, sin duda ha afectado tanto el desempeño del tipo cambiario, además de que también ha tenido impacto en los precios de distintos productos que son importados, debido a la alza de aranceles que hay entre las dos naciones. Otro de los aspectos que ha perjudicado a esta métrica es la perspectiva que la población tiene respecto a la generación de empleos.

Caso: México

En el caso específico de México, el índice de confianza del consumidor ha tenido caídas y subidas de manera alternada, de tal modo que para los meses de agosto y septiembre se registró un incremento; sin embargo, para octubre del presente año volvió a presentar una contracción, de tal modo que la métrica se ubicó en los 43.9 puntos, cifra que, a pesar de ir a la baja, es de las mejores que se han registrado desde el 2006, cuando se obtuvieron 45 puntos.

La caída en el índice de confianza del consumidor se dio en el marco de la una percepción poco optimista tanto de las finanzas domésticas actuales como futuras. Esto sucedió a pesar de que se ha reducido la incertidumbre generada por las negociaciones del T-MEC.

Caso: Brasil

A pesar de las previsiones de crecimiento del PIB brasileño (el cual se espera que cierre en 0.99 por ciento para este 2019), cabe destacar que Brasil ha acumulado un déficit de 45,657 MDD para agosto y para septiembre, lo cual ha provocado que los consumidores estén cautelosos al momento de realizar sus gastos.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL