Cómo llevar a cabo una investigación de mercado

29
business intelligence analisis predictivo
business intelligence analisis predictivo

Cuando uno es partícipe o testigo de una campaña o estrategia de marketing BTL, o si acudimos a un retailer y vemos ciertos precios, productos, uso de material POP, lanzamientos o cualquier recurso adicional que influya en nuestra decisión de compra no es una cuestión de azar.

Para poder determinar qué tipo de estrategia mercadológica es la adecuada para impactar positivamente en las ventas y estar en el gusto y mente del consumidor, se necesita de una serie de datos que gracias a la investigación de mercado se pueden conocer, y que fungirán como pilares del marketing below the line que determinada marca desarrollará.

Durante 2015, los ingresos obtenidos por servicios de investigación de mercados llegó a los 44 mil 350 millones de dólares a nivel mundial, de acuerdo con información de Statista.

Al ser esta labor un proceso necesario para toda marca, es necesario saber cómo llevarla a cabo. A continuación te damos pasos básicos para realizarla.

Definir una necesidad

Antes que nada, la marca que solicite el servicio de una agencia de investigación de mercados debe tener bien clara la necesidad que lo llevó a contratar este servicio, es decir, definir si lo que busca es mejorar su imagen, mejorar la visibilidad de un producto, aumentar las ventas, llegar a otro tipo de target, entre otras razones.

Establecer el problema a resolver

Luego de ubicar la necesidad, debe haber una comunicación clara de lo anterior y comenzar a establecer la estrategia más adecuada para atenderla.

Delimitar los objetivos de la investigación

Saber si lo que se busca es posicionamiento de marca o aumento en ventas también requiere de especificar parámetros, es decir, si hay objetivos específicos o generales, sin son medibles y en cuánto tiempo se cubrirán.

Hacer un diseño

El diseño de la investigación puede hacerse bajo tres categorías: exploratoria (información general, experiencias y datos), descriptiva (detalla características muy particulares del consumidor, la relación o vínculo que tiene con la marca y facilita el desarrollo de un perfil), y causal (permite hacer inferencias, mediante la relación entre target y marca).

 

Continúa leyendo en la siguiente página.