• Chili’s y Applebee’s, cierran sus puertas en Saltillo, ante la pandemia.

  • En redes sociales lamentan el cierre, ante los recuerdos que guardan los clientes en esos lugares.

  • Las ventas totales de Alsea cayeron 64 por ciento durante el segundo trimestre del año.

Los restaurantes constituyen uno de los sectores más afectados por la pandemia. Estar bajo un mismo techo y tan cerca como implica sentarse a la mesa con compañía, es el principal impedimento para que operen con normalidad. En su regreso, tienen la instrucción  de operar con un aforo máximo de 30 por ciento, con mesas separadas y bajo medidas exhaustivas, lo correspondiente a que la salud de sus comensales depende de ello. Sin embargo, hay algunos que no han sobrevivido a la crisis sanitaria, es el caso de Chili’s en al menos una región.

El fin de semana se registró en tendencia Sanborn’s por su presunto cierre en San Ángel, demostrando la nostalgia que pueden sentir los consumidores por estos lugares en los que han vivido diversas experiencias a lo largo de su vida. Luego de la insistencia por lamentar el cierre dl lugar, la compañía tuvo que responder y señalo que regresaría a operar.

Pero otras franquicias restauranteras no corren con la mima suerte, con décadas de experiencia, Chili’s y Applebee’s, cierran sus puertas en Saltillo, ante la pandemia. Luego de 17 años en la ciudad, dejó de operar.

José Oviedo, gerente del restaurante habría confirmado a El Horizonte, que en el restaurante, con capacidad para 250 comensales, laboraban 30 personas, quienes desde el 17 de abril, pese al cierre, recibieron un porcentaje de su sueldo.

En redes sociales ya lamentan el cierre, también en consecuencia de las vivencias de los pobladores en el lugar.

Te recomendamos:

Fabio Gentiloni Arizpe, presidente de la CANIRAC Saltillo, comentó a diario Zócalo, que las pérdidas se suman a otros cinco establecimientos afiliados a este organismo empresarial, lo que representa 98 millones de pesos mensuales y una caída del 20 por ciento en la plantilla de colaboradores del gremio.

También ha cerrado Bisquets de Obregón y otros cambiaron su ubicación, como el Asador Gaucho, ahora Asador 9.

Al cierre de junio, Alsea tenía el 81 por ciento de sus restaurantes abiertos bajo el esquema de entrega en mostrador, mientras que 22 por ciento con aforo limitado, de acuerdo con su último reporte. El 49 por ciento de todas las ventas totales se generó gracias a las entregas a domicilio, por ello es que los cierres resultan en algunos de sus representantes, como en el caso de Chili’s. Las ventas totales de Alsea cayeron 64 por ciento durante el segundo trimestre del año.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL