¿Será que todavía tenemos líderes en estos tiempos?, ¿aún existen?

Roberto González / Trabajo en equipo

Seguimos en un mundo de incertidumbre y sobre todo de cambio en muchas formas y pensamientos. Empresas y líderes que se cuestionan su camino y sobre todo sus decisiones de transformar y adaptarse a este mundo tan cambiante y aparentemente fugaz por lo vivido.

Podemos hacer todo un tratado sobre este tema y posiblemente no terminemos nunca con definir una postura definitiva sobre lo que las empresas y los empresarios debieron hacer mejor.

Sin embargo, podemos destacar algunos puntos que usaron para liderear a un grupo de personas en crisis a un lugar mucho más afable y fértil de crecimiento.

Muchos de estos, definieron su imagen y postura en el peor momento de su historia, siendo un parteaguas en la vida de los demás y creando nuevos caminos de pensamiento y motivación.

Por lo cual aquí enlisto algunos puntos a considerar que vale la pena que reflexionen los líderes del presente:

  1. Reconocer el fracaso como una oportunidad de cambio; simple y directo, saber en dónde estamos parados en realidad nos hará entender a dónde debemos ir.
  2. Visualizar las posibles consecuencias y desarrollar planes de acción a favor o en contra de dichas consecuencias. La planeación es indispensable para trazar un camino después de la derrota o incertidumbre.
  3. Transmitir optimismo en todo momento, urge cambiar el ánimo y re-orientar el coraje a tu favor. Un punto crucial para todo colaborador; el estado de ánimo hace que las personas se vuelvan más ágiles en su entorno y contagia la fuerza que el equipo necesita para seguir avanzando.
  4. Crear soluciones inmediatas, a corto y mediano plazo. Definir siempre tareas críticas que te ayuden a entender el panorama estratégico de crecimiento orgánico. Y además es más fácil ajustar si es necesario.
  5. Entender las preocupaciones generales e individuales de tu equipo y empresa es muy importante; ser sensible ante los problemas personales, harás un equipo más unido y consciente de todas las preocupaciones en general.
  6. Fortalecer y alentar continuamente a tu equipo; mantén comunicación constante y evaluaciones periódicas, felicítalos y ayúdalos a encontrar oportunidades de crecimiento.
  7. Confiar en tu equipo y dejar que muestren capacidades de manejo de crisis, si es que las tienen, y seguro ¡las tienen!
  8. Busca consejos, la humildad es la entrada a reconocer que puede ayudarte a crecer y entender cómo mejorar como persona, como amigo, como colaborador, como líder.
  9. Sueña que las cosas pueden ser mejor; nada como saber que los esfuerzos y sacrificios pueden ser recompensados tarde o temprano.

Es cierto que en momentos de crisis es cuando la creatividad del ser humano brota y se multiplica, pero también es donde reconocemos a las personas que tienen la capacidad de seguir adelante aún con vientos en contra.

He escuchado en varias ocasiones decir a muchos amigos y colaboradores que el mundo ha cambiado, que nada volverá a ser igual que todo será diferente. Frases muy fuertes y aparentemente radicales. Me parece que lo que debemos oír, es que el mundo ahora necesita de las empresas, más conocimiento de sus clientes y crear una mejora de sus productos o servicios con una visión adaptada y cambiante, no para morir, sino para ser mejor

Y estas frases que tan fuertemente me han marcado, vienen nuevamente a mi mente:

Warren Buffett, decía: Cuando una crisis sucede, tienes 3 líneas a seguir: la que te definirá, la que te destrozará, o la que te fortalecerá. No tenemos tiempo, y el mundo espera algo mejor de nosotros mismos, por lo cual debemos avanzar.

Winston Churchill decía: “El éxito es la capacidad de ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo”, por lo cual, no nos cerremos a creer que las cosas necesitan un “upgrade” para avanzar. Definitivamente, el mundo cambió, pero no va a cambiar de personas, de empresas totalmente. Va a necesitar que tanto las empresas como las personas, muestren una cara diferente, más consciente, más clara, más humana.

La crisis nos está orillando a ajustar nuestra imagen, y a mostrar una adaptación de nosotros mismos, mejorados, o simplemente distintos, Pero seguir siendo nosotros, sin olvidar nuestra identidad, nuestra alma y para qué fuimos creados como empresa o como individuos.  Es así como los líderes, en las peores crisis mundiales, crearon nuevas culturas, nuevas ideas y nuevas personas, siempre a favor de ellas y su comunidad.

Recuerda, un líder es como los grandes robles, se dobla, pero ¡no se rompe!

Y tú. ¿Cómo construyes tu imagen?

 

Otras notas que también te pueden interesar:

MASTERMINDS: Líderes que impactan

Sé parte de InformaBTL

Únete a más de 25 mil lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de marketing de consumo, BTL y retail tu correo.

Populares

Contenido Premium

Más sobre Below The Line

Artículos relacionados

You don't have credit card details available. You will be redirected to update payment method page. Click OK to continue.

What interests you?
Select the topics of interest on which
you want to receive news: