• Amazon se posicionó como la marca más valiosa en el mercado global con 315.51 MMDD, por arriba de su competencia más cercana Alibaba Group con 131.25 MMDD, según Kantar Millward Brown.

  • Los ingresos netos de la empresa de Jeff Bezos pasaron de los 14.54 a los 289.52 MMDD, según información de la propia compañía.

  • Para febrero del 2020, la cantidad de visitantes que recibió el portal del marketplace llegó a los 2,012 millones, según Statista.

Amazon es una empresa que ha estado en constante polémica por las condiciones de trabajo que tiene con sus empleados. Mientras que Jeff Bezos, CEO de la empresa, se coronó en 2019 como el hombre más rico del mundo al acumular una riqueza de 131 MMDD, según Statista; sus colaboradores en varias de sus filiales como las de España, Alemania y Estados Unidos han hecho huelgas en días estratégicos para la compañía como es el Prime Day. Sin embargo, una nueva polémica se ha ceñido sobre la compañía, esta vez por las condiciones laborales en las que se encuentran los colaboradores en plena pandemia.

Después de que han sido detectados varios colaboradores de Amazon que han dado positivo a coronavirus COVID19, muchos de los trabajadores han exigido que se cierren las plantas y sean limpiadas a consciencia, con la finalidad de evitar dichos espacios se conviertan en focos de contagio. Trabajadores de Chicago y de Nueva York incluso se han negado a volver a sus puestos, sino existe la sanitización adecuada y que supuestamente ha sido negada por los administradores.

Muchos de ellos afirman que no es posible que sus trabajos sean esenciales, pero sus vidas no. Ante esta situación y debido a la presión social, Amazon anunció el 2 de abril que desde el lunes de esta semana ha estado midiendo la temperatura de sus colaboradores una vez que ingresan al centro del trabajo, con la finalidad de regresar a sus casas a todos los empleados que tengan más de 38 grados de temperatura.

La medida, que ha comenzado a ser implementada en algunas plantas de Estados Unidos y pero que se espera que se realice en todo el país y en sus fábricas en Europa, busca evitar una mayor cantidad de contagios entre el personal de Amazon, por lo que si el empleado que es regresado no presenta temperatura alta en tres días, podrá regresar a su puesto.

Sin embargo, la idea de medir la temperatura de los empleados que asisten a los centros de trabajo no es nueva, puesto que empresas como Volkswagen en puebla comenzaron a utilizar este sistema desde finales de febrero.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL