El mercado, el volumen de competencia, las preferencias y los hábitos del consumidor son algunos de los factores que deben considerar las agencias al trabajar con las mercadotecnia. Sin embargo, dichos elementos cambian de manera sustancial y rápidamente. Muchas compañías no logran acoplarse a dichos movimientos, pero hay otras que cuenta con una gran capacidad de adaptabilidad y con una amplia versatilidad, lo cual les permite sobresalir respecto a la competencia. Respecto a dichas características hablamos en las siguientes líneas.

Una agencia debe de contar con una amplia capacidad de adaptabilidad, de tal manera si el día de hoy sus clientes le piden una serie de tareas y al siguiente le solicita una serie de labores totalmente distintas, debe poder realizar dicha labor sin ningún problema.

Del mismo modo, si la estrategia que está generando una empresa no les está funcionado, debe contar con la capacidad para ajustarse a los distintos factores que hay en el mercado (como los hábitos del consumidor, la competencia o los nuevos canales de comunicación digital) con la finalidad de obtener los resultados deseados por los clientes.

Las versatilidad en las agencias no sólo se enfoca en la capacidad de poder trabajar con distintos tipos de cuentas, provenientes de segmentos de mercado considerablemente diferentes, sino que va mucho más allá.

Una agencia también debe ser versátil, con la finalidad de abordar las necesidades de una de sus cuentas desde distintas perspectivas y así conseguir resultados mucho más integrales y tenga mucho mayor efectividad.

Tanto la adaptabilidad como la versatilidad son valores que le permitirá a las agencias que los tengan integrados en su cultura laboral y organizacional a sobresalir y a poder responder de manera más rápida y efectiva a los distintos problemas a los que le hace frente una compañía, principalmente en temas de marketing.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL