Ningún plan sobrevive la primera batalla. Necesitará revisión constante conforme se desarrolle, por tal motivo, quizás tengas que rediseñar tu avión mientras te encuentres aún en el aire.

Además, asegúrate en no invertir más tiendo haciendo planes que consiguiendo resultados. Porque el plan de batalla no es nada, a menos que este se convierta en acción.

Por tanto, tu campaña BTL no producirá ningún resultado sino los realizas. No confundas movimiento con acción.

Por eso aquí te damos algunas señales que actualmente están limitando el éxito de tu campaña.

  1. No hay Visión

Antes de entrar en una batalla BTL necesitas preparar un plan. Y debería darte la confianza de ganar la guerra antes de empezar la primera batalla. Sino es así, no inicies su implementación. Pregúntate: ¿Qué vas hacer mejor, más rápido o más barato que la competencia?

  1. Objetivos nada claros

Tu campaña debería comenzar a partir de la fijación de objetivos. ¿Cómo? Analiza la situación, las metas y las métricas que te da la marca, de ahí define tus objetivos, clasifícalos, establece metas y un programa para lograrlas.

  1. Tu estrategia es producto del azar

Ya decía Lao Tse: “El que conquista a otros es fuerte; el que se conquista a si mismo es poderoso”. La clave es elegir el modo de acción más efectivo para la consecución de los objetivos.

Si quieres que el fracaso te enseñe lo que necesitas aprender. Dirígete con tu campaña BTL a tu cliente más cercano, véndele la idea y sal a ejecutarla sin el mínimo desarrollo táctico y espera un gran fracaso.

Sino es así, detalla un calendario que indique las acciones a desarrollar en cada estrategia: activaciones, promociones, etc. Más aún, indica a las personas implicadas sobre las actividades que debe realizar para cumplir los objetivos.

Ahí tienes. Sigue estos consejos para mejorar el funcionamiento de tu campaña BTL. Recuerda que el valor de una idea radica en el uso de la misma.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL