Estar cerca de establecimientos que tienen acceso a internet con el fin de hacer uso de su red parece una inocente travesura que está muy lejos de considerarse ilícita, sobre todo, tomando en cuenta que la regulación normativa en México en lo que al uso del Internet se refiere es muy endeble. Sin embargo, es menester destacar que cuando se está violando el password del usuario sí se considera un plagio.

Más notas relacionadas:
Second Life, la segunda vida de consumo en Internet en decadencia comercial
¿Quiénes navegan en Internet?
Las 5 principales actividades que realizan los usuarios mexicanos en Internet

De acuerdo con el profesor Antonio de Jesús Mendoza Mejía, de la Universidad de Guadalajara, este acto es lícito única y exclusivamente cuando se está haciendo uso de un bien o servicio en una red libre, por ejemplo, las que se proporcionan en parques y lugares públicos.

Expertos en telecomunicaciones explican que hoy día los usuarios pueden conectarse a Internet mediante aplicaciones digitales que rastrean las contraseñas y a través de un punto de acceso de red inalámbrica, las cuales por lo regular tienen un alcance de 20 metros en interiores y al aire libre una distancia mayor.  

Es por ello que IMS México comparte las siguientes cinco recomendaciones para evitar que roben el Wi-Fi de tu casa.

Evita contraseñas por omisión

Es muy importante inventar una contraseña fuerte que remplace la que viene por default. Un consejo un tanto trillado, pero que no pasa de moda es no utilizar datos que tengan que ver con tu fecha de nacimiento, aunque sí es viable mezclar letras y números en la contraseña para que no sea una palabra.

Considera cambiar el nombre SSID por omisión

El identificador de conjunto de servicio (SSID por sus siglas en inglés) es el nombre público de tu red inalámbrica. Muchas veces los fabricantes utilizarán los mismos SSIDs para todos sus productos. Aunque esto no impacta directamente la seguridad de tu red, si un atacante identifica un SSID por omisión puede motivarse a intentar atacarlo bajo la presunción de que la red puede usar una clave por omisión y estar configurada sin seguridad.

Protege los puntos de acceso con encripción

La codificación es imprescindible para proteger tu red inalámbrica. La mejor respuesta para tus necesidades de encripción es WPA2 (WiFi Protected Access 2).
A diferencia de otras versiones, WPA2 ordena el uso de algoritmos AES (Advanced Encryption Standard) para la seguridad.

Habilita la característica de filtrado de dirección MAC

Una dirección de control de acceso (MAC) a medios es un identificador de hardware para tu computadora. Al habilitar el filtrado MAC puedes tomar mayor control sobre quién se conecta a tu red al configurar una lista de clientes que podrán conectarse. Una vez se habilita el ruteador/punto de acceso revisará la dirección MAC de cualquier cliente que manda una solicitud a unirse a la red contra esa lista. Aquellos que no están en la lista no se pueden vincular.

Deshabilita la administración remota

Algunos ruteadores inalámbricos permiten a los usuarios gestionar el ruteador remotamente desde cualquier lugar. Si esto no es absolutamente necesario no hay razón para mantenerlo habilitado. Hacerlo abre una puerta a los atacantes quienes pueden aprovechar la situación para ganar acceso administrativo a tu ruteador en la Internet.

Foto: Shutterstock

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL