Una de las prendas que por higiene está prohibido probarse en las tiendas es la ropa interior. Sin embargo, ello no impide que las marcas realicen activaciones  u otras acciones below the line que motiven a los consumidores potenciales a conocer sus productos.

Más notas relacionadas:
¿Con o sin Photoshop? Una campaña que promueve lencería usando “cuerpos reales”
Retail Marketing: Convierten librería en punto de venta, pero de lencería
La lencería debe ir en el lugar correcto

“En México, pareciera que todos los hombres son talla M y las mujeres 34B”, dijo en entrevista para InformaBTL, Patricia García, gerente de Marketing de Vicky Form, cuando se le preguntó acerca de los hábitos de compra de las consumidoras mexicanas con respecto a la ropa interior.

Tomando en cuenta que algunas prendas no se pueden probar, es importante que los consumidores conozcan cuál es la talla correcta que deben usar, pero también que las tallas pueden variar acorde a los materiales de la prenda.

De acuerdo con la vocera, es crucial que tanto hombres como mujeres dediquen tiempo a la compra de ropa interior, pues la experiencia de compra va más allá de sólo agarrar un calzón y echarlo al carrito. El placer se da cuando la persona busca ese corset, coordinado o boxer que al final disfruta en una ocasión especial, y no únicamente de pareja.

Checa 4 claves para elegir la ropa interior de forma correcta:

Lenceria

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL