Los viajes, vuelos, agencias, bares, conciertos, exposiciones y demás segmentos de negocio más afectados durante la pandemia, han tenido que transformarse, pero no todos pueden sobrevivir en su misma línea, algunos han tenido que cambiar por completo.

Las áreas de negocio surgen en medio de la crisis sanitaria y diversas empresas han dado muestra de que es reinventarse. El ejemplo más reciente lo dio Kodak, lleno hacia salud. En general todo apunta a ese básico de hoy, pero no solamente a lo obvio, como cubrebocas o caretas, también hay puntos distintos, ejemplificados a continuación por las marcas.

Reloj monitor de estrés

La empresa Fitbit presentó un reloj inteligente que pretende ayudar a controlar el estrés de los usuarios y se llama Fitbit Sense. Cuesta 329 dólares y sustituye al Ionic como el reloj inteligente más caro de la empresa porque mide la actividad electrodérmica, o lo bien que la piel conduce la electricidad, que varía con la sudoración y puede señalar el estrés, algo indispensable sobre todo para los profesionales que realizan hoy office y que aún no saben controlar sus horarios de trabajo y que deben cuidar su salud.

La función está pendiente de aprobación por parte de los reguladores de salud, pero es cierto que es un área de negocio que sorprende, lo que indica que hay mucho más de lo que las empresas ven a simple vista.

Imagen: Fitbit

Sanitización con rayos

Mientras Amazon ofrece un carrito que procura evitar contagios cobrando directamente al consumidor, OpenFlow se concentra en una forma de limpiar los carritos del supermercado, ya que al parecer son elementos que fungen un papel mucho más importante que antes en retail.

En Bélgica, ingenieros han creado una máquina que bombardea los carros de la compra con rayos de luz ultravioleta para sanitizarlos, matando o inactivando los microorganismos.

Sistema para abrir puertas touch

El touch está reemplazando por completo el cerrojo de las puertas, con diseño antiguo gracias a que la firma Level ofrece una cerradura inteligente por fuera o por dentro, sin respaldos de batería pesados, motores en el interior de la puerta, teclados, ni lectores de huellas dactilares en el exterior. Solo dejará pasar a quienes autentiquen sus huellas en bluetooth, pero es una cerradura segura, ya que está hecha de acero inoxidable y certificada para cumplir con los más altos estándares de la industria en cuanto a seguridad y confiabilidad.

Esta compañía encontró una nueva forma de abrir las puertas a raíz de la pandemia. Todo es posible pensado en una nueva normalidad plagada de oportunidades de negocio.

Imagen: Nivel

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL