Trabajar de gratis

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest

Probablemente muchos al salir de la universidad comenzamos a trabajar sin cobrar… o cobrando una miseria en lo que agarrábamos experiencia, al fin y al cabo quién gana bien sin tener experiencia; sólo un porcentaje mínimo de personas son las dichosas que saliendo de la carrera entran a una buena empresa con un salario que cubre y supera sus expectativas y necesidades.

¿Está mal trabajar sin cobrar (o cobrando algo simbólico)? Alguna ocasión le hice la siguiente pregunta a una persona que aparentemente le va bien económicamente: ¿qué harías sin cobrar ni un solo peso, digamos, una especie de ayuda a la comunidad?, a lo que me respondió:

 

Cuando eres bueno en algo, nunca lo haces gratis.

¿Tiene razón? Sí y no. Vámonos despacio para entender mejor. Es un hecho que a nadie le gusta vivir en la miseria, que nos alcance apenas para subsistir.

Tampoco está padre vivir pidiendo prestado, ya sea a una organización, un familiar, o un amigo. Entonces… cierto, para vivir con menos preocupaciones necesitamos algo de dinero.

¿Cuánto? Nunca será suficiente, basta con ver a Carlos Slim, Bill Gates o Amancio Ortega (por mencionar unos cuantos), ¡ya son millonarios!, nada les costaría dejar su imperio y vivir sin preocupaciones financieras; sin embargo, siguen y siguen acumulando riqueza.

Ergo, podemos deducir que mientras los ingresos sean mayores que nuestras deudas, estamos del otro lado.

 

Según el sapo es la pedrada

Veamos un ejemplo para entenderlo mejor:

Imaginemos que eres diseñador gráfico y llega un cliente para que le hagas el logo de su negocio que está por abrir. Tú sabes su condición, es decir, que es un negocio pequeño, aún no abre, no ha generado ganancias y demás. Probablemente no le cobrarías lo mismo a diferencia de si llega a buscarte General Motors a pedirte que les hagas un nuevo logo, ¿cierto? El trabajo es muy parecido, por no decir que es lo mismo, pero si eres profesional entenderás que sí importan mucho los contextos o los clientes.

Tú me dirás… a ver papá, en tu ejemplo tanto al cliente pequeño como a la grande corporación les estás cobrando, aunque sea diferente. No aplica lo de trabajar de gratis… así que antes de que te me pongas punketo, por favor sigue leyendo…

 

Experiencias

Te diré un poquito de mis experiencias… Trabajar de gratis a veces puede ser cansado, le tienes que invertir tiempo, quizá en ocasiones dinero, o gasolina; no obstante, esas pequeñas cosas que haces sin cobrar te pueden abrir puertas para tener costos preferenciales, obtener contratos, recomendaciones, cosas más grandes de las que sueles hacer, en las cuales sí puedes cobrar a tus anchas.

Entonces la frase cuando eres bueno en algo, nunca lo haces gratis, aunque puede funcionar a un corto plazo para deshacerte de algunos clientes, o de trabajos pequeños a los cuales quizá no les ves mucho provecho, a mediano o largo plazo podrías cerrar entradas de dinero que superarían lo que estás acostumbrado a cobrar.

 

El balance

Por supuesto, esto tampoco significa que siempre debes aceptar trabajos sin cobrar o cobrando una baba. ¿De qué depende hacer o no hacer un trabajo gratis? Del cliente. Para conocer bien a un cliente es necesario tratarlo, así que… sí, a prueba y error se adquiere experiencia. Así y sólo así aprenderás cómo es cada cliente, en quién puedes confiar, quién sí te paga sin ponerte peros, quiénes te dan más chamba, etc.

En ocasiones tus ojazos azules no verán el fruto de la inversión de tu tiempo o dinero, pero así es el business, no siempre se gana.

Puedes arriesgarte… o no, y seguir con la idea de cuando eres bueno en algo, nunca lo haces gratis. Ponlo en una balanza para ver con quién te conviene hacerlo o con quién no o si de plano no te conviene.

 

Conclusión

Sacarle provecho a todo podría no ser tan bueno como piensas. Personas así se hacen de una reputación no tan buena, lo cual no es bueno para hacer negocios, ni para lo personal, ¡te cierras puertas!, no sólo para expandir tu mercado, sino hasta para tener nuevas amistades.

¿Que cómo lo sé? Por pláticas con compañeros, con gente de otras empresas. ¡Cuando estás en un giro te enteras de la reputación de la competencia, tanto de su personal o de los dueños de las empresas!

Y si algo es difícil de arreglar en cualquier giro de negocios es precisamente la reputación… ¡Cuídala y que la fuerza esté contigo!

 

Otras notas que también te pueden interesar:

Trabajar en estado inconveniente

5 razones para trabajar tu estrategia de marketing en redes sociales ¡ahora!

¿Qué puntos debes trabajar para empezar una transformación digital?

Sé parte de InformaBTL

Únete a más de 25 mil lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de marketing de consumo, BTL y retail tu correo.

Populares

Contenido Premium

Recomendación del día
Más sobre Below The Line

Artículos relacionados

You don't have credit card details available. You will be redirected to update payment method page. Click OK to continue.