Packaging creativo: Un vino que viene tatuado con flores

Sarah Gwan, una diseñadora canadiense con sede en Toronto, ha sido la encargada de la realización de este packaging creativo en la que se mezcla la delicadeza de las flores con la fuerza de los tatuajes, dando lugar a un diseño elegante y diferenciador propio de un vino francés de nueva creación.