El miedo vende

En esta época de dulces, calaveras, calabazas, monstruos y disfraces no me queda más que hablar del marketing del miedo.