5 anuncios publicitarios cuya gracia fue un éxito

Tal vez una de las profesiones más difíciles es ser un payaso, y no sólo por cargar con el estigma de “Eso” y por aterrorizar a muchos niños y grandes, sino porque aquello de contar chistes y causar sonrisas no le sale a cualquiera. En la industria del marketing, un chiste puede resultar de gran ayuda para acercarse a los consumidores, pero uno mal contado o ejecutado también puede ahuyentarlos. Ahí el dilema.

Pages: 1 2 3 4 5