El contar historias respecto a un tema es una de las habilidades que desarrolló la humanidad desde sus primeros días y que ha sido retomada en nuestro tiempo para hacer captar la atención de la audiencia y, de este modo, transmitirle un mensaje de marca. A esto en marketing se le conoce como storytelling, sin embargo, ya no basta con una simple narración que involucre a la marca para llamar la atención del público meta, sino que hay que hacer un mayor esfuerzo, el cual se puede lograr a través de lo que se conoce como storytelling transmedia.

El storytelling transmedia no sólo es una simple narración lineal de sucesos relacionados a un mensaje de marca, sino que va más allá: busca realizar historias complejas, que sean capaces de capaces de mantener cautiva la atención del público meta al que se está dirigiendo la firma.

Dicha complejidad que tiene el storytelling transmedia debe verse reflejada tanto en la complejidad de la historia asociada al mensaje de marca, como a los personajes que protagonizan la narración.

Es importante mencionar que el storytelling transmedia no sólo aborda un canal de distribución, sino que trabaja con un amplio abanico de opciones, con la finalidad de llegar a un público meta considerablemente más amplio.

Este tipo particular de storytelling es efectivo con estrategias como el producto placement en una serie de televisión, ya que, debido a su extensión, es posible generar una historia compleja y profunda. Otra de las herramientas que se lleva bien con este tipo de narraciones es el native advertising, sin embargo, también se puede usar con el content marketing y con el inbound marketing.

Para generar un buen storytelling transmedia hay que considerar el mensaje que se le quiere transmitir a la audiencia y también se debe pensar en el tono en que se va a transmitir, entre otras varias cosas.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL