El “gasto hormiga” son esos pequeños gastos que se hacen de manera continua pero que no son notorios, pero en la sumatoria se muestra una importante fuga del ingreso. 

La compra de los productos que son catalogados como “gasto hormiga” encontramos los siguientes: cigarros, bebidas instantáneas como refrescos, café, propinas o salidas a lugares para comer. 

Los millennials es una de las generaciones que ha contado con el seguimiento más puntual a sus hábitos de consumo en los últimos años. A propósito, el reporte Desmitificando a los millennials de Kantar, muestra que la generación millennial actualmente está comprando artículos en menor cantidad y más baratos. En este sentido, tiendas como hipermercados y supermercados, al contar con una mayor participación en el mercado, se están posicionando como uno de los principales canales de compra, al contar con mayores promociones y marcas económicas. 

Se apunta que el comprador millennial aumenta su gasto en comercio electrónico. En América Latina, los hogares con altos ingresos compran 0.15 por ciento de sus comestibles en línea, mientras que los hogares con bajos ingresos representan el 0.05 por ciento. Actualmente, países como México, Brasil y Argentina son clave en el mercado online de Latinoamérica.

Sin embargo, los servicios de streaming se han posicionado como uno de los principales gastos hormiga de la generación millennial. Un factor se debe a que los pagos digitalizados pasan por desapercibidos, al ser sencillo o automatizados a la tarjeta de crédito o débito. 

Datos de The Competitive Intelligence Unit (CIU), apuntan que en México, el pago a suscripciones mensuales a plataformas como Netflix o Spotify se colocan entre los primeros lugares en “bienes y servicios adquiridos por Internet”. Mientras que una encuesta realizada por Financiera Coru, señala que 45 por ciento de la población bancarizada cuenta con al menos un servicio de streaming. 

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL