Quien sí es una marca de antaño y hasta nació antes que la Vitacilina es Santa Claus, este polémico y dadivoso personaje que sólo se aparece una vez al año, pero que vuelve loco a cualquiera (menos a aquél a quién nunca le trajo nada), a tal grado que millones de cartas van dedicadas a él. Sin duda, hablando de personal branding quien se lleva la corona es este simpático bonachón.

Más notas relacionadas:
10 regalos que seguramente le gustarán a tu mamá en Navidad
Arman gigantesco árbol de Navidad con bloques de Lego
Un anuncio de Navidad que te hará practicar la paz

Por en esta ocasión dedicamos estas líneas a Santa, pues aunque muchos creen saber todo de él, hay cosas que han contribuido sobremanera a que hoy sea una marca constituida en varias partes del mundo.

Empecemos: A pesar de ser conocido en la mayoría de los países, no todos lo llaman del mismo modo, por ejemplo en Estados Unidos, Cuba, República Dominicana, Puerto Rico, El Salvador, Guatemala, Nicaragua, Panamá y México lo conocemos como Santa Claus.

Sin embargo, en España y Perú lo nombran Papá Noél; Chile utiliza un nombre más tradicional, Viejito Pascuero; Venezuela lo conoce como San Nicolás; Hombre de Navidad en Alemania, Dinamarca y Países Bajos; Papai Noel para Brasil; Costa Rica lo conoce como Colacho; Père Noël en Francia;  San Nicolás en Honduras; Télapó en Hungría.

En Inglaterra es el Padre de la Navidad (Father Christmas); Baba Noel en Irán; Babbo Natale en Italia; Pai Natal se llama en Portugal y Duende de Navidad en Suecia y Noruega.

Por otro lado, alrededor de 2 mil 200 millones de niños esperan la llegada de Santa Claus en todo el mundo. Además, su origen se remonta a la vida de San Nicolás de Bari, un hombre nacido en la actual Turquía, cuya bondad era tal que repartía dinero y regalos entre los más necesitados, incluyendo a los niños.

La Señora Claus, Mamá Noela o Viejita Pascuera, fue por primera vez mencionada en 1849 por el autor James Rees en la historia “Una leyenda de Navidad”. Aunque se desconoce su primer nombre, se le ha llamado Mary, Jessica, Layla, Martha, Gretchen, Kasey y Seeki, entre otros.

Cuenta la leyenda que la nariz roja de Rodolfo, el reno de Santa, fue puesta por un hada para ayudarle a Santa Claus a guiar el camino y liderar a los demás renos.

Fuente: Expedia y La Villa de Santa Claus
Foto: Shutterstock

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL