Hoy llegó a su fin uno de los eventos deportivos más vistos, seguidos y esperados por fanáticos en todo el globo: el Mundial de Futbol, que este año tuvo como a Rusia como país sede.

Durante un mes de partidos, millones de personas se mantuvieron atentas a lo que sucedía en cada encuentro futbolístico, expectantes a que la selección de su país pasara a la siguiente ronda.

En el caso de México, los aficionados en este país fueron de los más ansiosos por la llegada de este evento deportivo, por lo que la búsqueda por ver cada partido se tornó una rutina que cambió por un mes los hábitos de consumo de los mexicanos.

Consumo mundialista

México tiene una de las aficiones de futbol más grandes en todo el globo, por lo que cada partido mundialista fue una razón suficiente para verlo, sin importar en dónde se encontraban.

Y para dar cuenta de cómo fue el comportamiento del consumidor mexicano, a continuación presentamos una serie de datos que muestran los hábitos que se manifestaron, según Nielsen.

  • En un 80% de los hogares en México se vio el Mundial de Futbol, al menos por un integrante de familia.
  • Cerca del 14 por ciento de los mexicanos afirmó haber cambiado sus hábitos alimenticios durante la mañana, debido a los horarios de los partidos.
  • Los partidos de la Selección Mexicana fueron un motivo de convivencia familiar para un 60 por ciento de los mexicanos.
  • 40 por ciento de las familias que veían el Mundial dejaron de atenderlo, tras la eliminación del equipo nacional.
  • Durante los partidos jugados entre semana, las botanas y dulces tomaron relevancia en el canal tradicional.
  • Refrescos, pan, galletas y leche fueron las categorías de mayor compra durante los partidos donde jugó México. El valor del ticket promedio de refrescos fue 14 por ciento más alto antes de cada partido; no obstante, durante la tarde se incrementó hasta en un 50 por ciento, mientras que el de dulces aumentó hasta un 50 por ciento por la mañana.
  • Helados y paletas de hielo fueron dos categorías que incrementaron sus transacciones durante la tarde en casi un 50 por ciento.
  • El gasto promedio en un desayuno familiar mundialista en México fue de 1,500 pesos, aproximadamente, siendo la barbacoa y carnitas los alimentos más consumidos.
  • Las tiendas de autoservicio son los retailers en donde se hace el mayor número de compras, con motivo del mundial (46.6%), de acuerdo con el Departamento de Investigación de InformaBTL.

Cabe mencionar que un 47 por ciento de la audiencia mexicana durante el Mundial de Futbol Rusia 2018 fueron mujeres.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL