Geomarketing
Geomarketing

En un mundo cada día más poblado y donde surgen nuevos puntos de venta, es difícil encontrar un espacio para un nuevo retailer. Además de esto, los pocos sitios disponibles pueden no tener las características necesarias, tanto físicas como legales e incluso mercadotécnicas. Al final, si el lugar no es el indicado, la inversión puede convertirse en una pérdida considerable y un mal trago. ¿Cómo solucionar este problema? En la era de la tecnología, el geomarketing es una buena opción para solucionar esto.

¿Qué es el geomarketing?

Es posible considerarlo como una herramienta por medio de la cual, a través de la localización de los clientes, entre otros datos, se pueden tomar desiciones estratégicas de un determinado negocio, definición en la que coinciden tanto MisterBox y Wuombo.

Considerada como una herramienta del marketing directo, el geomarketing también toma en cuenta la localización de los puntos de venta actuales como de otros factores geográficos, cuya finalidad es generar mapas que ayuden a tomar desiciones más inteligentes y estratégicas.

Una de las aplicaciones más comunes del geomarketing es que, por medio de los materiales que se generan, se pueden determinar cuáles son los mejores espacios para colocar un nuevo punto de venta. Normalmente estos lugares presentan un buen tránsito de clientes potenciales adecuados al retailer que se quiere poner.

Hasta hace algunos años se consideraba que esta herramienta sólo podía ser utilizada por las grandes compañías que contaban con el presupuesto y la infraestructura para recabar la información; sin embargo, de acuerdo con datos de Finanzas Personales, debido a los constantes avances tecnológicos, ahora se encuentra al alcance de prácticamente todo tipo de compañías, inclusive las PyME.

El geomarketing almacena los datos de las localización de un cliente, los cuales son guardados y procesados por la empresa, regularmente a través de big data, con la finalidad de establecer relaciones útiles para generar los mapas que comentamos.