Por si vas a plagiarte una idea…

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Fusilarse o copiar vilmente una idea que ya ha ejecutado otra marca, es algo que nunca recomendaría hacer, simplemente por ética profesional y respeto a tu marca. Sin embargo, si de todas formas piensas hacerlo, hay tres factores que es preciso considerar.

Fusilarse o copiar vilmente una idea que ya ha ejecutado otra marca, es algo que nunca recomendaría hacer, simplemente por ética profesional y respeto a tu marca. Sin embargo, si de todas formas piensas hacerlo, hay tres factores que es preciso considerar.

Más artículos sobre Jaime Torres:
Cuando el ATL resucita como BTL
Marketing Social: en pañales

Hay dos razones por las que se realizan ideas que ya han ejecutado otras marcas:

1) Porque la agencia de BTL que la propone realmente no cuenta con “creativos” que demuestren serlo.

2) Porque aun contando con una idea original de la agencia BTL, el cliente o el jefe, textualmente se encapricha y quiere hacerlo a como dé lugar.

Qué no cunda el pánico. Sal de tu oficina o cubículo, hazlo al exterior del inmueble, a un sitio preferentemente arbolado. Respira profundo, imagina como el coraje se va liberando por tus pies mientras pateas una lata vacía de refresco… y considera los siguientes tres factores para tener éxito, porque no todo está perdido:

1) Hazlo mejor. Copiar una idea exitosa, al contrario de lo que podría creerse, es muy riesgoso. Piensa en los tiempos en los que ibas al colegio y había examen y copiabas fielmente las respuestas correctas al compañero contiguo. El profesor evidentemente se daba cuenta y reprobaba la acción. Bueno, pues en la vida profesional es lo mismo. Si lo vas a hacer, asegúrate de que la ejecución sea mucho mejor a la original. Así la percepción será que tu acción BTL o contenido es mucho mejor y tus receptores verán la acción original como una ejecución pobre o no tan buena. Piensa cuando en el colegio copiabas las respuestas del examen y después las desarrollabas más con ejemplos y aplicaciones. Al final, sacabas mejor calificación que quien te dejó copiar y éste hacia un gran berrinche.

2) Dale un giro a la historia. En lugar de copiar exactamente una acción o historia que ya es vox pópuli puedes usar su fama a tu favor para darle un nuevo sentido. Quizá un final alternativo, inesperado o más chusco, incluso mofarte del tema. El giro que le des tendrá que ser muy bueno para no fracasar en el intento y tendrá que relacionarse claramente con el original para “colgarte” de la idea exitosa.

3) Crea tu versión. Los videos de Gangnam Style y otros famosos bailes en redes sociales fueron fuente de inspiración para creaciones propias. Muchas novelas, cuentos e incluso películas, han tenido su “remake” con una adaptación al país, público o época histórica en la que se presentaron. Quizá tu versión, al igual que en el primer punto, pueda ser superior. Siempre habrá algo que mejorar y mucho que aportar al nuevo contenido para que no sea un simple fusil.

Es muy claro que estos tres puntos no son tarea fácil y muchas veces es sumamente más complejo y riesgoso plagiarte un concepto o una idea para desarrollar una nueva, que crear un concepto original. Pero bueno, siempre que no sea un “intento de hacer lo mismo que los demás”, habrá esperanza para el éxito. En resumen, siempre es preciso aportar algo nuevo, aunque no sea toda la idea, para impactar eficazmente.

Sé parte de InformaBTL

Únete a más de 25 mil lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de marketing de consumo, BTL y retail tu correo.

Populares

Contenido Premium

Recomendación del día
Más sobre Below The Line

Artículos relacionados

You don't have credit card details available. You will be redirected to update payment method page. Click OK to continue.