Hay ocasiones que la competencia entre marcas puede ser aprovechada de manera creativa y divertida para generar estrategias de mercadeo que conectar con el público meta de manera memorable. Un ejemplo de este tipo de herramientas de mercadeo es el ambush marketing, que tiene precisamente su eje central en aprovechar los espacios que no están siendo utilizados por sus competidores. Aunque esta estrategia es considerada como polémica, en gran medida por las implicaciones legales que puede incluir su incorrecta ejecución, sigue siendo la favorita de compañía como Burger King. ¿Por qué hacer este tipo de campañas? Revisemos algunos datos importantes al respecto.

Usualmente las estrategias de ambush marketing están realizadas con grandes dosis de creatividad, puesto que las marcas deben encontrar el modo adecuado de colocarse en los espacios no aprovechados por su competencia. Esto, por un lado, resulta muy llamativo para el público meta; por otro lado, puede generar una experiencia memorable para los clientes, de tal modo que provoque una memoria positiva y duradera en la mente de las personas.

Por lo regular, las estrategias de ambush marketing se realizan en eventos deportivos o masivos, por lo que el número de impresiones que se espera causar con este tipo de acciones de mercadeo es considerablemente amplio. No obstante, es difícil saberlo con exactitud, debido a los grandes volúmenes de gente a los que llega.

Debido a que precisamente llega a un gran volumen de personas, esta estrategia de mercadeo tiene la particularidad de que puede provocar un retorno de inversión (ROI) considerable.

No obstante, cabe aclarar que para realizar una estrategia de ambush marketing es necesario contar con la asesoría legal adecuada para evitar incurrir en algún aspecto que pueda provocar un problema legal e incluso una crisis de marca, que pudiera afectar aspectos como la percepción que se tiene de la misma o incluso sus ventas.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL