La NBA estará de regreso con todas las medidas preventivas posibles para que sus grandes estrellas no se contagien de COVID-19, sino que se pueda detectar el mínimo síntoma de inmediato y lo hará por medio de un anillo inteligente.

Se llama Oura y es un dispositivo que mide la calidad del sueño, temperatura corporal, frecuencia respiratoria, la frecuencia cardiaca y demás elementos que pueden indicar a los médicos una señal de alarma en la salud de los jugadores.

El wearable está asociando con el Instituto Rockefeller de Neurociencia (RNI) de la Universidad de West Virginia y la Universidad de California, en San Francisco, para realizar un estudio nacional sobre su funcionamiento.

En sus resultados preliminares, 600 profesionales de la salud y otros usuarios revelaron que podría detectar enfermedades hasta tres días antes de la aparición de síntomas con una precisión del 90 por ciento.

Solo detecta indicios, pero en tiempos de Coronavirus esto es más de lo que se puede pedir, es un aspecto valorado.

Los anillos están hechos de titanio, resistentes al agua, pesan de cuatro a seis gramos y pueden funcionar hasta siete días con una carga.

Será en Orlando, en el complejo deportivo de DisneyWorld, el próximo 31 de julio cuando la Liga retome actividades, con un formato novedoso de 22 equipos, 13 de la Conferencia Oeste y 9 del Este. El procedimiento es que el 30 de junio arranque la pretemporada y el 7 de julio los equipos vayan a Orlando, con una “mini temporada regular” de ocho partidos por equipo.

Este movimiento ayuda a la NBA y a Disney. Mientras la Liga obtendría 1,39 mil millones de dólares para la temporada 2020/21 en patrocinios, los parques y centros turísticos representan para Disney más de 20 mil millones de dólares de sus ingresos totales, de acuerdo con cifras de Statista.

Así, vale la pena invertir en tecnología preventiva para las estrellas que jugarán en breve.

Te recomendamos: 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL