En Madrid, España, Mercadona y la cadena de supermercados, Lidl, sometieron a pruebas de reparto a un camión eléctrico de Volkswagen, con 26 toneladas de mercancías en condiciones reales de tráfico.

Según reportes de El Economista, la unidad no se diferencia en nada del modelo equivalente de diésel. Al contrario, en su primera misión el camión mostró que podrá garantizar las reparticiones de carga en cualquier punto de una ciudad.

Pero más allá de la nula contaminación que pueda generar el camión. Se establece que debido a que no emite un ruido estruendoso, se podrán realizar servicios por la noche, cuando las tiendas se encuentran cerradas y es más sencilla la descarga, sin molestar a vecinos de la zona.

El camión eléctrico es el “TGM 26.360 E”, una unidad rígida de distribución, 6×2 con caja frigorífica y trampilla. El vehículo de 26 toneladas, basado en el modelo TGM de MAN, aloja 12 batería de ion-litio ubicadas bajo la cabina y lateralmente en el bastidor, que permiten una autonomía de hasta 180 km. Tanto la batería como el motor se alimentan de electricidad, así como la caja frigorífica.

Envíos en el mercado español

La integración de este tipo de tecnología por Mercadona y Lidl llevará a una nueva visión de compras en línea. Sin embargo, se tendrá que evaluar su impacto en la calidad del envío y de los artículos entregados. Al respecto, el reporte E-commerce in Europe 2018 de PostNord, muestra una clasificación de los tipos de productos devueltos en España. En 2018, aproximadamente el 12 por ciento de los encuestados españoles devolvieron productos electrónicos para el hogar que habían comprado en línea. En el siguiente listado se muestran los productos más devueltos en el último año.

  • Ropa / calzado – 17.15%
  • Electrónica doméstica – 11.5%
  • Muebles para el hogar – 0.8%
  • Accesorios y partes de vehículos – 2.3%
  • Películas / DVDs – 1.2%
  • Libros – 1.7%
  • Artículos para niños – 1.9%
  • Productos de deportes y ocio – 1.3%

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL