Agrega el ingrediente emocional

Ya sea que se trate de generar polémica, se intente concientizar sobre algo, o simplemente se quiera mover el lado emocional de la gente, es necesario que la campaña siempre apele a ese lado del consumidor; de nada servirá tener un excelente contenido si no hay algo que detone una o más emociones. Si carece de ello, no se tornará viral.

Mensajes sencillos pero contundentes

Con este tipo de marketing el contenido y mensaje deben ser concisos, sencillos, pero siempre contundentes, por lo que el elementos y forma de enganchar debe ser rápido: un video corto, una simple infografía, un artículo con un titular evocador que exija pequeñas acciones de tu audiencia.

Recurrir a partners que maximicen la campaña

Desde alianzas con otras empresas hasta el trabajo con influencers, son métodos que ayudarán a maximizar la estrategia, aunque es necesario analizar con antelación si vale la pena aliarse o hacer una campaña donde sólo su contenido, el medio y la forma de hacerla genere un impacto viral.

Omitir las fake news como opción

Tal como sucedió con la reciente campaña de Victoria y su video de Lady Prieta, si bien les generó millones de retuits, publicidad y comentarios, crear fake news no es la mejor manera de hacer marketing viral porque, al final, el fake news pesó más que la campaña completa en sí.

Servirá para que la gente recuerde la marca, pero bajo un concepto negativo.

Un marketing viral sí mantiene bajo los reflectores a una marca, se comenta sobre ella, se le alaba, o se le critica, pero si el objetivo es trascender y hacer que la campaña dure más tiempo, habría que reconsiderar el uso de este tipo de estrategia.

 

 

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL