De acuerdo con la revista Muy interesante, se estima que hace algunos años una persona normal recibía cerca de 3,000 impactos publicitarios en un día. Esto ha provocado que la gente esté saturada y fastidiada de información, lo cual tiene un impacto en el modo en el que se realiza la venta, puesto que las empresas y las marcas deberán buscar un modo diferente para llegar a su público meta. Para lograrlo las empresas recurren a distintas herramientas y estrategias, entre las que destaca el marketing emocional, lo cual se ha convertido en una pieza clave para que se concrete la venta.

El marketing promocional tiene una ventaja importante respecto a otras herramientas: su implementación permite no sólo conectar de una manera más profunda con el público meta, sino que también permite persuadir más sencillamente al shopper para decidirse por optar por una marca y no por otras.

No obstante, para trabajar con el marketing emocional es necesario que las firmas realicen una correcta y profunda investigación de mercado, con la finalidad de comprender bien al shopper y al consumidor, así como sus motivaciones y sus necesidades.

con la información que se obtenga como parte de la investigación de mercado que se haga, es necesario establecer y conocer aspectos como los passion points, con la finalidad de encontrar los temas de interés de las personas y aquellos que los motiva, para poder emparejarlos con el mensaje que busca transmitir la firma en cuestión.

Una vez que esta información en es aprovechada para generar estrategias y campañas de marketing emocional, es necesario también llevar un registro preciso y exhaustivo de los resultados que se obtienen, para que se puedan analizar posteriormente y ayuden a generar una optimización de las acciones de mercadeo, para que las respuesta de los consumidores y de los shoppers sea mucho más efectiva.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL