• La mayor pesadilla para os responsables de la comunicación en las marcas, es que la compañía sea ligada a malas noticias.

  • Es una realidad que la compañías trabajan de manera intensa en su intención de contener algunos foco de crisis y para evitar problemas. Sin embargo también es algo real el hecho de que es imposible blindarse de una crisis.

  • Un claro ejemplo de esto es lo recientemente ocurrido con Costco, que ha sido arrastrado o su marca se ha convertido en el daño colateral de las malas noticias.

La mayor pesadilla para los responsables de la comunicación en las marcas, es que la compañía sea ligada a malas noticias, o en su caso a un mal escenario, además que esta se convierta en noticias y se convierta en algo negativos, donde al tiempo que se comenta la noticia, también se mencione a la marca.

Es una realidad que la compañías trabajan de manera intensa en su intención de contener algunos foco de crisis y para evitar problemas. Sin embargo también es algo real el hecho de que es imposible blindarse de una crisis. Porque éstas, de manera inesperada, siempre están a la intemperie de que pueda ocurrir algo que pueda arrastrar a las marcas.

Un claro ejemplo de esto es lo recientemente ocurrido con Costco, que ha sido arrastrado o su marca se ha convertido en el daño colateral de las malas noticias o de acciones otro. Desvincularse de este tipo de acontecimientos no es una labor sencilla.

La noticia vinculante

Fue a través de twitter donde algunos ciudadanos denunciaron que una persona olvidó a un bebé dentro de una camioneta, en el estacionamiento de un Costco, lo cual generó incertidumbre en la zona. Sobre todo después de que salieron algunos rumores de que la camioneta encontrada podía tratarse de un vehículo robado.

Tras el reporte la Secretaría Ciudadana informó que la Unidad de Atención a Víctimas se dirigía a la zona.

Afectaciones de malas noticias

Este acontecimiento, aunque se ha generado de manera mucho más liviana, es una muestra de que las noticias negativas y su relación con las marcas son estrechas. Hay que pensar en cómo una marca o un producto puede acabar unida a una mala noticia.

Si bien este tipo de acontecimientos son sumamente extraños, también hay que ser conscientes que este escenario puede pasar. Por ejemplo, en Reino Unido a principios del 2020, una marca de té fue vinculada con un político. El que una marca o un producto sea vinculada a un político, sin razón aparente, gran parte de los consumidores no coincidían con las posturas políticas de este personajes, y llamaron a un boicot que acabó por ser gestionado por redes sociales y para la marca significó una crisis sin siquiera haber cometido algún error.

También puedes leer:

Como medida la marca tuvo que desvincularse del proceso y explicar en un hilo de twitter que todos podían beber su producto. Otro claro ejemplo de cómo las marcas pueden ser vinculados a problemas, sin siquiera esperarlo es Corona, que durante los primeros meses de la cuarentena fue vinculado con el coronavirus.

Al punto que la marca fue protagonista de memes y videos en redes sociales, haciendo referencia con su nombre de producto y la enfermedad, las búsquedas relacionadas entre “Cerveza corona virus” fueron en aumento, como consecuencia sus ventas se vieron afectadas y no solo eso, también lo hicieron su imagen y reputación. La intención de compra disminuyó en Estados Unidos, en uno de sus puntos más bajos de los últimos años.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL