La Promesa Básica

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest

Las promesas son muy difíciles de cumplir, por eso, aquellas marcas que comunican un sinfín de ellas, terminan entregando grandes decepciones.

Más columnas de Jaime Torres:
5 principios obligatorios para Mobile Marketing
¿Tu marca ya está preparada para el “.sucks”?
¿Por qué los políticos contratan a enemigos para sus campañas?
Real Time Marketing (RTM): arma de dos filos

En la Publicidad hay un gran principio que reza así: “Si dices mucho, no dices nada”, haciendo una clara referencia a todo ese cúmulo de información innecesaria que lanzan muchas campañas de comunicación, y que lejos de atrapar nuestra atención, crea confusión y diluye el impacto que se desea.

Muchas veces pretendemos comunicar todo en un solo material publicitario, en un spot de radio o televisión, o bien en una campaña promocional. Añadimos atributos a nuestra marca o servicio sin pensar antes en que éstos puedan cumplirse al pie de la letra o que realmente sean un factor de diferenciación con respecto a nuestra competencia.

Pensemos por ejemplo en la promesa del “precio más bajo”. Una estrategia muy arriesgada si consideramos que el costo de un producto o servicio es relativamente fácil de igualar por la competencia. Debemos tener cuidado además, de que sea una ventaja constante y evidente a los ojos de nuestros compradores. Quizá una apuesta más inteligente es el servicio. Marcas como Hard Rock Hotel o la aerolínea Virgin, si bien conocen la importancia de tener un buen precio, o al menos un precio justo, creen realmente en el valor que tiene la creación de una gran experiencia, algo que sus competidores muy difícilmente pueden igualar y sus clientes olvidar. Una experiencia que se convierta en su sello, que caracterice a su negocio y que justifique pagar un poco más.

Así, la Propuesta Básica es realmente lo que ofrecemos y nos distingue de los demás, lo que garantizamos cumplir por el pago que recibimos. Decenas de compañías venden boletos de avión, habitaciones de hotel, comida o ropa, pero pocas pueden ofrecer una Promesa Básica. Un bien que sólo ellos cumplan. Todo lo demás es paja, si acaso beneficios extra pero secundarios. Adquirimos productos o servicios por una sola razón y esperamos recibir al menos justo lo que vimos anunciado.

¿A dónde voy con todo esto y qué tiene que ver con el BTL? En que nuestra comunicación below the line debe girar en torno a la Promesa Básica. Y que ésta debe ser realmente atractiva para el comprador. Emplear sólo un mensaje, pero contundente y diferente. Si prometemos una gran experiencia, más vale que cada detalle o componente de nuestro producto o servicio esté diseñado en función de un solo objetivo: cumplirla. Aún más, rebasarla.

Recomendación del día

Populares

Únete a InformaBTL

Únete a más de 25 mil lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de InformaBTL

Artículos relacionados

You don't have credit card details available. You will be redirected to update payment method page. Click OK to continue.