Invierte en marketing, no hacerlo puede costarte más

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
El marketing, como hoy lo conocemos comenzó el siglo pasado. Sí, el siglo pasado, aunque dependerá del autor y de sus definiciones.

El marketing, como hoy lo conocemos comenzó el siglo pasado. Sí, el siglo pasado, aunque dependerá del autor y de sus definiciones.

Más artículos de Erika Fonseca:
Generando contenidos, el valor de compartir
México en la web, la web en el diseño

Hoy por hoy el Marketing y el Branding han evolucionado de una manera abismal, como casi todo, y además sigue cambiando de forma constante, de manera que no pueden diseñarse planes estratégicos con miras a dos meses, y tampoco puede planearse la ejecución para el próximo año ni debe hacerse contemplando los esquemas del siglo pasado, sin embargo da la impresión de que sólo unos pocos se dan cuenta de este fenómeno.

Hoy pareciera que el Marketing y el Branding no son algo indispensable, hay muchos que creen que pueden sobrevivir sin un experto para pensar, planear, comunicar y ejecutar. Claro, todos tenemos dentro un diseñador, un creativo o un mercadólogo frustrado y creemos que podemos hacer le trabajo solos. Éste, es el error más común en las empresas que inician, ya sean pequeñas o medianas, pyme’s o startup’s. Creer que pueden ahorrar el costo de marketing o que pueden contratar a un becario para que sea su Community Manager es un error que los puede llevar al fracaso total. Y los por qué’s, son:

Es inútil invertir un gran esfuerzo en producción y desarrollo si la venta no puede llevarse a cabo. Para posicionar un producto es indispensable tener una identidad propia, un plan de distribución, un buen precio y una buena promoción. Un experto que pueda lograr toda la estrategia debiera de tener años de experiencia y tener conocimiento de diseño, construcción de marca y marketing. ¿Por qué si acudimos a un especialista cuando estamos enfermos, no hacemos lo mismo cuando nuestro negocio no funciona?

Productos, empresas o marcas sin identidad propia. Aquí es cuando necesitan la intervención de un buen diseñador que pueda orientarlos. Si bien es cierto que no necesitan alguien de tiempo completo, sí necesitan quien le de personalidad a su marca o empresa. Tiene muchos más beneficios de los que imaginan y podrán ver más claramente hacia donde dirigir el timón cuando se tenga un identidad definida. ¿Han entrado a uno de esos restaurantes donde se sienten como extraños y carece de personalidad? Eso es justamente lo que pasa con las empresas y las marcas, lo que sucede es que es mucho menos perceptible. Un restaurante que no nos envuelve en el ambiente y no nos hace saber que no podemos definirlo, ni siquiera hace que tengamos ganas de regresar. Lo mismo pasa con una empresa o producto.

Vender un producto que la gente no desea, no vende. Llegar al punto exacto donde la comunicación y el cliente queda satisfecho con el producto generado es complicado. Normalmente tratamos de hacer mejores productos que no pueden ser lanzados al mercado por que están en mejora continua o quieren abarcar tanto que en realidad tampoco es aterrizable. O sobrepasan las expectativas del consumidor para el tiempo en que vive. Recordemos el Apple Newton, un aparato quizá adelantado a su tiempo.

Recomendación del día

Populares

Únete a InformaBTL

Únete a más de 25 mil lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de InformaBTL

Artículos relacionados

You don't have credit card details available. You will be redirected to update payment method page. Click OK to continue.