Hace ya un par de semanas que los empleados que laboran en la planta de General Motors Estados Unidos, entraron en huelga por inconformidad de sueldos, solicitando también que las las fábricas que se han ido paralizando, reactiven sus actividades con el fin de ofrecer una mayor oferta de empleos.

Este paro de actividades en el país vecino, ha sido la razón por la que GM suspendió a miles de colaboradores de la planta de Silao, Guanajuato.

Los voceros de General Motors comentaron que la producción de ensamblajes y transmisiones de Silao, depende en gran parte de la fabricaciones de piezas de repuesto en EU, piezas que a partir de la huelga, no se han producido.

Por su parte, Teresa Cid, directora de comunicación de General Motors México, declaró que no ha habido ningún despido; asegurando que las operaciones en otras plantas de la república son regulares y que los directivos ya están trabajando en resolver la situación actual.

¿Cómo afecta esto a los empleados de General Motors?

Los colaboradores de la planta de Silao han estado en paro técnico por más de un par de semanas, lo cual por supuesto ser verá reflejado en sus bolsillos. Ya que aunque la marca no ha efectuado ningún despido, ya emitió un comunicado en el que se establece la asignación de vacaciones obligatorias, durante las cuales los empleados recibirán solo el 55 por ciento de su salario.

Por ahora, General Motors no ha logrado llegar a ningún acuerdo con el UAW (United Automobile Workers), un sindicato que ha desatado una huelga que no se veía desde el 2007 y que apoya a los empleados en protesta, con ingresos de 250 dólares a la semana.

Al respecto de la reactivación de las plantas, la posibilidad de que vuelvan a andar es casi nula, ya que fueron cerradas como parte de una estrategia de reducción de costes.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL