Hablar de fidelidad a una marca hoy en día es un tema que está sobre la mesa y que significa uno de los mayores retos para cada brand o retailer que busca retener a sus clientes.

Ante los cambios constantes que tienen nuevas generaciones de consumidores, cada empresa se ve obligada a adaptarse de manera interna y externa para dar a su target razones de peso para quedarse y mantener sus compras.

Datos de la firma Boston Consulting señalan que cerca de un 25 por ciento de los shoppers estaría dispuesto a gastar más si un establecimiento cuenta con un programa de lealtad, una estrategia de marketing efectiva para generar y mantener la fidelidad del cliente.

Pero suele pasar que no siempre la fidelidad se da bajo los mejores términos, es decir, que en ocasiones existen motivos que, más que desarrollar lealtad, obligan a los consumidores a ser leales o clientes frecuentes, aun cuando ellos no creen que son la mejor opción.

Ante esta lealtad casi obligada, a continuación te enlistamos 5 tipos de fidelidad que, si bien algunos de ellos parecen más una obligación, son una realidad que los clientes viven diariamente.

Lealtad monopólica

El cliente no tiene otra opción que comprar en cierta tienda o determinada marca, ya sea por que se trata de una brand monopólica o un servicio que sólo ofrece una empresa en particular, y en consecuencia, se limitan sus opciones.

Este tipo de lealtad no sirve a largo plazo. Es una relación obligada, al no haber posibilidad de elección, y puede terminarse con la llegada de otra marca

Lealtad por miedo a cambiar

El cliente no puede siquiera pensar en todas las molestias que le ocasionaría cambiar de empresa. El cliente hace 20 años que contrata el mismo servicio, y siente angustia de sólo imaginarse el trámite que debería hacer para cambiar.

Por más que la nueva empresa o marca sea mejor, es probable que el cliente se quede con la que está acostumbrado.

Lealtad incentivada

Se logra otorgando puntos al cliente por usar un servicio o comprar un producto, descuentos, precios especiales, promociones exclusivas, entre otras técnicas, tal como se hace con un programa de lealtad.

Lealtad habitual

El cliente compra porque ese producto le es conveniente o, de cierta manera, ayuda a satisfacer una necesidad o tiene un impacto directo en su modo de vida.

Lealtad basada en el compromiso

En esta el cliente no sólo compra un determinado producto o marca simplemente porque la considera mejor, sino también porque le atrae la idea de que es una brand socialmente responsable, ayuda a causas y sectores vulnerables, apoya al medio ambiente, ofrece alternativas de productos, un servicio al cliente de calidad, entre otros factores, por los cuales no le importaría pagar más.

A veces ni siquiera tiene en cuenta otras alternativas, un tipo de lealtad difícil de conseguir, más no imposible.

¿Qué estrategias BTL pueden ayudar a generar lealtad de marca?

Además de los precios justos, calidad de producto y responsabilidad social de la marca en cuestión, hay por lo menos 3 estrategias BTL que pueden favorecer la lealtad a una brand:

  1. Disparar una respuesta de compra del target: conocer los insights poderosos del target para apelar a sus emociones y necesidades comunes.
  2. Crear una fuerte relación entre el copy y el diseño: mientras que la parte visual es una herramienta poderosa para comunicar una idea, el copy lo acompaña y es igual de importante para rellenar los espacios del mensaje e impactar al consumidor.
  3. Dirigir el diseño a la audiencia correcta: para crear una efectiva campaña es necesario identificar cuáles son las características demográficas de la audiencia y diseñar sólo pensando en ella.

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL