La representación de Estados Unidos en las Naciones Unidas se abstuvo de apoyar el embargo que impuso a Cuba.

Se trata de un hecho que no había ocurrido antes en los 25 años desde que la delegación cubana exige el fin del embargo ante la ONU.

La determinación, aunque no es vinculante, es simbólica en términos diplomáticos y continúa la tendencia de reconciliación iniciada a fines de diciembre de 2014 por parte del presidente estadunidense Barack Obama y su homólogo cubano Raúl Castro.

Samantha Power, embajadora de los EUA en las Naciones Unidas, fue la encargada de dar a conocer el voto sin precedentes.

La resolución que se vota hoy es un ejemplo perfecto del por qué política estadunidense de aislar a Cuba ya no funciona.

En la votación global, 191 naciones se pronunciaron en contra del embargo, mientras que Estados Unidos e Israel se abstuvieron.

De acuerdo con Statista, los mayores exportadores a Cuba en 2015 fueron Canadá, Venezuela y China, con el 17%, 13.9% y 13.1% del total respectivamente.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL