Los patrocinios constituyen una de las estrategias que concentran en mayor medida el gasto publicitario de los anunciantes.

De acuerdo con cifras de IEG, proyectadas por Statista, el sector deportivo continúa dominando los patrocinios en América del Norte. Hasta 2018 se registró un gasto de 24.2 millones de dólares.

Y estas cifras han continuado en crecimiento desde entonces, debido a la efectividad de la estrategia, por lo menos hasta ahora, cuando la pandemia de Coronavirus Covid-19 ha cambiado muchas reglas en la industria publicitaria y de marketing durante 2020.

Los eventos han resultado los de mayor impacto porque al no poder realizar acciones de contacto directo para evitar contagios, se han cancelado diversos partidos, conciertos, estrenos de películas, etcétera.

Los patrocinios se pusieron en stand by, al menos hasta que las empresas encontraron cómo llegar al consumidor. Diversas celebridades y músicos confinados en sus casas han realizado conciertos virtuales durante el brote.

Bud Light, atenta a las tendencias, da la muestra de cómo los patrocinios pueden seguir ejecutándose por medio de conciertos digitales patrocinados que para la marca son redituables por el alcance que tienen las redes sociales en el mundo.

Por medio de su “Bud Light Dive Bar Tour: Home Edition”, la cervecera promueve la inversión en este tipo de acciones, que a la par ayudan a la sociedad a mantener la calma por medio de entretenerse con los conciertos al alcance de un clic.

De acuerdo con el Departamento de Investigación de InformaBTL, los patrocinios ofrecen como ventajas puntuales: Incremento en la lealtad del consumidor, Optimización del posicionamiento de marca, Detona la publicidad o promoción de marca “de boca en boca”, Impulsa un marketing B2B e Impulsa el engagement.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL