• McDonald’s es el principal retailer en el segmento del fast food en el mundo, cuyo valor es de 130,368 MDD, por arriba de Burger King con 7,063 MDD, de acuerdo con datos de Kantar Milward Brown.

  • El segmento de fast food en Rusia ocupó el 51 por ciento del gasto dedicado al área de servicio de alimentos, de acuerdo con datos de NPD Group.

  • Para el 2019, este retailer contó con 689 puntos de venta en Rusia, mientras que para el 2009 apenas llegaban a los 224, según Statista.

El 2020 ha sido un año bastante complejo en términos económicos. Por un lado, prácticamente todas las industrias han tenido que hacer frente al coronavirus COVID19, cuya prevensión ha mantenido en cuarentena a millones de personas en todo el mundo; por otro lado, la guerra por los precios del petróleo, la cual ha sido fomentada por Arabia Saudita ha tenido un impacto negativo en el valor de las divisas. Ante esta situación, y con la finalidad de prevenir la recesión, Rusia ha extendido el número de empresas que consideradas como vitales para la economía, entre las que perfilan Ikea y McDonald’s, de acuerdo a Vedomosti.

Cabe destacar que la lista de empresas clasificadas como de primera necesidad en Rusia creció de las 200 a las 600, entre la que se encuentra McDonald’s, cuya finalidad es cuidar de los principales empleadores en el país, así como de algunos de sus proveedores de servicios, la cuales podrían verse afectadas por el contexto internacional.

Para comprender el impacto que tendría el cerrar McDonald’s en Rusia, basta recordar que, de acuerdo con datos de Statista, este comercio cuenta con 689 puntos de venta en aquella nación, en donde el 51 por ciento del gasto en el sector de los servicios de alimentos fue precisamente para el fast food.

Al igual que otras empresas que se encuentran en el programa, McDonald’s será sometido a una prueba de estrés, por medio de la cual esta empresa podrá recibir un estímulo por parte del gobierno ruso para seguir operando en aquella nación, en la cual se han destinado 3,700 MDD para proteger a las compañías de los efectos adversos del coronavirus.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL